undefined_peliplat

¿Por qué veo Harry Potter y la piedra filosofal una y otra vez?

Spoilers

Tengo que admitir que Harry Potter y la piedra filosofal es la película que vuelvo a ver con mayor frecuencia. Suelo verla en Navidad o cuando estoy aburrida y no logro decidir qué película ver. También es la película que veo cuando me siento triste. Me empodera, me saca de la tristeza, la vulnerabilidad, el pesimismo y me da el coraje que necesito para poder seguir adelante.

Puede que se pregunten: ¿cuál es la fórmula mágica? ¿Qué hace que vuelva a verla sin aburrirme? Desde una perspectiva de análisis cinematográfico, es una pregunta difícil. Por supuesto, nadie puede negar el éxito que tuvo la película. Fue un éxito enorme, encabezó la taquilla mundial en 2001 y ocupó el segundo lugar de toda la saga de Harry Potter. Como muchos otros grandes éxitos, el de Harry Potter y la piedra filosofal se debe a su historia. Es una aventura heroica simple pero estimulante sobre un niño huérfano de 11 años, Harry Potter, que vive debajo de las escaleras de la casa de su tía y se topa con un mundo mágico sin precedentes donde él es muy importante. Al final, con su valentía y dones demuestra que es el elegido y el único capaz de enfrentarse a Voldemort, el mago oscuro aterrador.


Pero la trama interesante no es lo único atrapante. Harry Potter y la piedra filosofal es como un festín visual con un montón de espectáculos increíbles que te mantienen pegado a la pantalla, lo cual contribuye con su éxito comercial. Cuando se estrenó la primera película, J.K. Rowling ya había publicado su cuarto libro de la saga de Harry Potter, Harry Potter y el cáliz de fuego, que se convirtió en el libro más vendido del mundo. Sin embargo, fue Harry Potter y la piedra filosofal la que abrió las puertas del mundo mágico de Harry para muchos, entre los que me incluyo.

Cuando vi por primera vez Harry Potter y la piedra filosofal de niña, tenía la misma edad que Harry y no había leído ninguna de las novelas originales. Cuando la vi en la TV, me quedé alucinada por el mundo mágico que se desplegaba ante mis ojos. Las lechuzas mensajeras, el bullicio del callejón Diagon y las varitas que eligen a sus magos: todo en ese mundo es tan genial y muchísimo mejor que en la vida real, aunque los efectos especiales se ven un poco antiguos ahora.

Harry Potter y la piedra filosofal

Ver la vida de Harry en Hogwarts fue una experiencia agridulce. Yo acababa de mudarme a una ciudad nueva con mi familia y estaba intentando acostumbrarme a una nueva escuela. Fue un camino difícil adaptarme a las reglas escolares estrictas y arbitrarias. La vida de Harry en Hogwarts era todo lo que yo deseaba que fuera la mía y se ajustaba perfectamente a mi ideal de vida escolar. Tiene a sus mejores amigos, Ron Weasley y Hermione Granger; puede jugar un deporte fascinante, el Quidditch; explora las instalaciones escolares que parecen un laberinto sin temor a que lo sancionen por sus actos. Sus maestros y compañeros alientan la curiosidad y el espíritu aventurero del trío. Hogwarts le da a Harry un sentido preciado de seguridad y le hace sentir que siempre hay alguien que lo apoya. Mientras tanto, mi vida era prácticamente lo opuesto. Estaba en mi adolescencia y me sentía un poco perdida e infeliz. Mi sufrimiento se debía a la soledad, a la falta de compañía y al hecho de que me obligaban a ser lo que los demás querían que fuera. A mis familiares y maestros no les importaba nada de qué tipo de persona era yo. Mi encuentro con Harry y su propia experiencia me hizo darme cuenta de que podía existir otra posibilidad de ser yo misma.

¿Recuerdan la parte de Harry Potter y la piedra filosofal en la que Harry se enfrenta a Voldemort por su propia cuenta? Voldemort intenta engañar a Harry prometiéndole que iba a revivir a sus padres difuntos a cambio de la piedra. Pero Harry se da cuenta. Sigue su instinto y toma la decisión correcta. Me acuerdo de haber atravesado una experiencia similar en mi adolescencia. Intentar ser lo que los demás querían que fuera era como perseguir un arcoíris. Al fin y al cabo, solo tenía que ser yo misma como Harry.

Harry Potter y la piedra filosofal

Harry Potter y la piedra filosofal concluye con un final abierto. Voldemort se escapa y Harry tiene que volver a la casa miserable de su tía. Sin dudas, esta es una jugada inteligente desde un punto de vista comercial. En definitiva, se necesitaron siete libros y ocho películas para contar toda la historia de Harry contra Voldemort y la saga de Harry Potter es la franquicia más taquillera de la historia. Pero, para mí, el final de la película también fue un baldazo que me hizo volver a la vida real. Harry hace un montón de amigos en Hogwarts y aprende todo sobre ser un mago. Cuando vuelve al mundo real, no es el mismo chico que solía soportar todo. Aprende a defenderse a sí mismo. Y yo, una simple muggle que vio Harry Potter y la piedra filosofal, aprendí algo sobre mí misma también. Aunque en ese tiempo no tenía todas las respuestas, sabía que podía pensar y vivir como quisiera, no como todos querían que lo hiciera. Podía ir por mi propio camino, fuera bueno o malo. Es mi vida.

Durante los 20 años después de su estreno, seguí viendo Harry Potter y la piedra filosofal una y otra vez. Harry y yo crecimos un montón. La saga de Harry Potter se vuelve cada vez más oscura y cada vez hay más en juego. Voldemort se vuelve más temible con cada película. Harry se tropieza en el camino, pero siempre se mantiene fiel a sí mismo. Después de la publicación del último libro, Rowling dijo que Harry tiene un rasgo de carácter increíble que ni siquiera Voldemort lo tiene: acepta la inevitabilidad de la muerte. Después de haber pasado por mis propios altibajos, que eran mucho más desalentadores que aclimatarme a una nueva escuela, aprendí a aceptarme a mí misma, con todos mis defectos, y también a los demás, con sus singularidades y complejidades.

Entonces, la saga de Harry Potter concluye con un tono un poco serio y pesimista, ¿no? Pero, por fuera de este mundo mágico imaginario, nadie puede escaparse de la realidad y todos tienen que seguir adelante con sus vidas. Daniel Radcliffe, el actor que interpretó a Harry, dijo una vez: "De eso se tratan las películas para mí: de perder la inocencia, de pasar de ser un niño pequeño que se asombra por el mundo que lo rodea a convertirse en alguien que se curtió hacia el final". Radcliffe no alcanzó exactamente la misma altura que Harry tras asumir este papel, pero esto no le ha impedido probar cosas nuevas continuamente.

David Holmes: The Boy Who Lived
David Holmes: The Boy Who Lived

¿Se acuerdan de David Holmes, el doble de riesgo de Radcliffe que estuvo en las primeras seis películas de Harry Potter? Se lesionó gravemente y terminó con una parálisis parcial durante una prueba de acrobacias para Harry Potter y las reliquias de la muerte allá por el 2009. Tuvo que someterse a numerosas cirugías y tratamientos prolongados. Recién en 2023, en David Holmes: The Boy Who Lived, de la que Radcliffe es uno de los productores ejecutivos, pudimos saber del camino desafiante de Holmes. Su firmeza y determinación después del accidente son realmente impresionantes. Dijo que, si pudiera pararse de nuevo, volvería al trabajo porque ama la industria del cine. El espíritu de Holmes me recuerda un poco a Gryffindor, la casa en la saga de Harry Potter que se caracteriza por el coraje y la valentía.

Rowling hizo una fortuna con la saga de Harry Potter y después de terminarla comenzó a escribir novelas para adultos. Como celebridad, no oculta sus opiniones o ideologías políticas. Incluso sus comentarios sobre las personas transgénero desataron un debate sobre la libertad de expresión y la cultura de la cancelación. No voy a juzgar lo que dijo, pero defender lo que crees sin que te importen las consecuencias es algo muy suyo si tenemos en cuenta lo mucho que valora la valentía.

Al final del día, todavía no puedo explicar por qué veo Harry Potter y la piedra filosofal una y otra vez, pero, por suerte, Harry me enseñó a estar conforme con cómo soy por dentro y a no juzgarme a mí misma. Cada vez que veo Harry Potter y la piedra filosofal, la película me lleva al momento exacto en el que decidí ser yo misma. Quizás la veo continuamente con el fin de recordarme a mí misma el valor que se necesita para ser fiel a lo que soy, aunque creo que ya domino esto.

Harry Potter y la piedra filosofal
Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

112
5
52