undefined_peliplat

'Barry' Review: ¿Que es lo que hace que sea diferente al resto de las series?

El odio es como un virus, una bacteria. Es contagioso. Depende de cada uno de esparcirlo o protegerse de el. Es una cuestión de la naturaleza humana. No importa si vivís en el medio de la nada o en un gran ciudad, si sos un despiadado sicario o un devoto de Jesucristo. El conflicto y el caos está en el gen de la humanidad presente desde siempre.

No hay ninguna serie como Barry, eso es un hecho. La aclamada (y también infravalorada) serie original de HBO que nos cuenta el viaje del asesino a sueldo transformado en actor Barry Berkman llegó a su fin, y con él, un legado para producciones futuras, con un mensaje contundente: muchas veces más es menos.

Entre tantos otros aspectos que la producción audiovisual en general debe aprender de Barry es que no importa la grandilocuencia ni los efectos especiales, ni que tantas “estrellas” contrates, ni cuánto gastes, si no tenes realmente una buena historia que contar, y sepas exprimir y explotar los recursos que tengas a tu alcance para crear una obra de calidad, sólida, con personalidad e identidad. Con personajes bien remarcados y definidos como los tiene esta serie.

EL VIAJE DE BARRY BERKMAN

La cámara se posiciona quieta. En un paneo hacia la derecha, nos muestra a un hombre saliendo tranquilamente del baño de una habitación de hotel con un arma, y otro con un tiro en la cabeza en la cama de la misma habitación. Ya lo sabemos: la única persona viva es un sicario.

Barry (Bill Hader en el papel de su vida probablemente) se muestra a los demás como una persona tranquila sin mucho que contar. Tímido, introvertido y amable. Controlado por su mentor de toda la vida Monroe Fuches (Stephen Root) que le provee toda la información de sus trabajos y administra el dinero ganado.

En el intento de sacar del estado zombie a Barry, Fuches le ofrece a Barry un trabajo en Los Angeles donde tiene que eliminar a un nuevo objetivo: Ryan Madison. Ryan es un personal trainer aspirante a actor que se acuesta con la novia de Goran (Glenn Fleshler), un jefe de la mafia chechena que junto al carismático y manipulador NoHo Hank (espectacular Anthony Carrigan) manejan el negocio de la droga en LA.

El hecho de viajar para concretar este nuevo “trabajo” es lo que le cambia drásticamente la vida a Barry, mostrándole que las segundas oportunidades existen. Un malentendido le hacen entrar a Barry al universo de la actuación, y es ahí donde conoce al que será su nuevo mentor, Gene M. Cousineau (Henry Winkler también en el papel de su vida probablemente), un olvidado actor que es dueño de un lugar donde da clases.

La poca capacidad actoral de Barry en conjunto con el peculiar método de enseñanza de Gene son lo que nos hará entrar al tormentoso pasado de Barry como marine en Afganistán, y como toda esa violencia vivida repercute en su presente.

A medida que va destapando y exteriorizando estos recuerdos, vamos a ver cómo la surrealista forma de ver la realidad de Barry lo cambiarán para siempre. Lo que en un principio parecía su salida, pronto será su pesadilla. Es su decisión de dejarlo todo por la actuación o verse implicado en estos dos mundos el principal conflicto de la serie.

Es también en el mundo de la actuación donde se nos introduce a la dulce pero obsesiva Sally Reed (Sarah Goldberg), una apasionada pero desesperada por la fama y el reconocimiento aspirante a actriz que será el lazo emocional de Barry. Pero este es apenas el comienzo del viaje.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

‘Beef’ Review: a24 y Netflix se fusionan en la “Relatos Salvajes” yankee del año

¿QUÉ ES LO QUE LA HACE DIFERENTE AL RESTO DE LAS SERIES?

Son muchas las razones para definir a BARRY como una serie diferente del resto, pero destaqué 3 que son probablemente las que más resaltan al ver la serie en su totalidad:

PERSONAJES DEFINIDOS

Más allá de su absoluto protagonista, uno de los aspectos que más (o el que más) destaca en la serie es la construcción de TODOS y cada uno de los personajes, así sean secundarios o no. Comencemos con el más notorio y claramente el más importante de todos: Barry Berkman.

Barry es una persona que lamentablemente presenció los peores horrores que alguien puede presenciar. La guerra cambió todo en él, desde su carácter hasta su forma de ver a su entorno. Es interesante ver cómo todo en él se va derrumbando a medida que la serie avanza, su cabeza se empieza a “resquebrajar” de alguna manera y lo que en algún momento fue su salida, termina siendo su infierno.

Luego está Sally Reed, su interés romántico que es una muchacha desesperada por ser reconocida como actriz. Narcisista y perfeccionista, Sally comienza de manera progresiva a ser contagiada por el odio y la rabia que invaden a Barry, acarreando todas las consecuencias de su complicada vida. Es interesantísimo ver adónde llega e incluso como a veces pareciera superar el volumen de rabia contenido en comparación a Barry.

Gene M. Cousineau es probablemente uno de los más complejos de toda la serie. Histriónico, irónico pero también con un gran sentido optimista, Gene es un actor bastante olvidado (y odiado) por el rubro debido a su extrema actuación de método que le trajo resultados bastante decepcionantes. Aparte es el mentor de Barry (y de Sally) que saca a relucir de una manera muy seductora e intensa lo mejor de las personas, con el particular agregado de su ironía.

NoHo Hank es el carismático y simpático mafioso checheno, dulce en el exterior, pero reprimido y violento en su caparazón. La dualidad que maneja su personaje es muy interesante ya que recurre por momentos tanto a lo impredecible como a lo estúpido. Alguien que claramente nunca estuvo preparado para este tipo de negocios pero que se vio (y constantemente se ve) obligado a pertenecer a este oscuro universo.

Aparte hay varios más que son interesantísimos, pero creo que estos 4 son el eje de la serie.

MEZCLA PERFECTA DE TONOS

Definitivamente esta serie es una comedia oscura, con mucha, PERO MUCHA carga dramática. Barry jamás se encerró y siempre estuvo en la constante búsqueda de reinventarse, de encontrar nuevos rincones adonde llegar sin perder su esencia.

Hay un cierto patrón que siempre se repitió (en el buen sentido), y es el hecho de que en su corazón Barry es totalmente impredecible. Nunca se sabe adonde va a ir. Así sea con secuencias surrealistas o extremadamente realistas, no hay momento en el que sepamos como audiencia con que se va a salir la serie. Lo remarco ya que el hecho de tomar riesgos en una industria tan predecible es digno de aplaudir.

La amalgama perfecta entre el humor oscuro con el drama psicológico destacan a través tanto de la narrativa como la estética. Es interesante ver como el humor se va recortando poco a poco a medida que a Barry ya no le cabe nada de cordura en su cabeza, pero aun así nunca desaparece.

Incluso hay espacio para el terror. Terror puro, psicológico.

ACCIÓN REALISTA Y UNA GRAN DIRECCIÓN

Barry es la respuesta a lo que en algunas ocasiones el cine de acción mal recrea: escenas fuera de contexto, coreografías burdas y sin sentido, poca verosimilitud, y podría seguir.

Lo que la serie busca desde la acción es provocar y no glorificar. No son momentos para decir "WOW! que impresionante eso" o para poner en un wallpaper, sino que todo está justificado y tiene un propósito.

La acción es inmersiva tanto para los dos partes que se involucran. Pongamos un ejemplo: imaginemos una camioneta que llega a un lugar llena de sujetos dispuestos a matar a todos los que se le crucen. Experimentamos dentro de la camioneta el fervor, la locura. El rock que se siente. Ahora veámoslo desde el otro punto de vista: la calma, la incertidumbre de las personas que ven llegar esta camioneta conducida por seres infernales. Barry juega con eso a todo momento, poniéndonos desde las diferentes perspectivas todo lo que sucede. Un buen ejemplo de cómo involucrar y hacernos empatizar (o no).

Cada aspecto de la acción está tratado con tal maestría (la fotografía, el diseño de sonido, la ambientación, las coreografías) que se siente único y para nada genérico. Es como si vieras a personas realmente pelearse, y sepan como pelear (o tal vez no en algún caso, pero ese no es el punto). Y eso es gracias a la dirección. Bill Hader no sólo es el protagonista de la serie, sino que fue creada por él y dirigió la mayoría de los episodios. Es por eso que Barry nunca desvaría su tono ni su forma de ejecución.

Hay un nivel inmenso de investigación en torno a la creación de las secuencias de acción que la destacan del resto. Por lo general (y esto está relacionado a la puesta en escena) es el hecho del posicionamiento de la cámara. En Barry no existen planos cerrados ni movimientos rápidos de cámara. ¿Cómo impactar a la audiencia? Poniendo a la cámara como si fuese espectadora, haciéndola participe. La brutalidad viene desde la acción en si y no desde la exageración. Lo que está pasando en pantalla sucede tal cual, no hay filtros. Les doy un ejemplo de cómo funciona la acción en BARRY.

La realidad es que podría estar horas y horas hablando de esta impresionante serie que llegó a su fin junto al de otra producción de HBO que tuvo más repercusión como lo fue Succession.

¿Mi opinión? Creo que ya la di. Pero podría seguir.

¿Ya vieron Barry? ¿Que les pareció?

Si te gustó este artículo recordar darle 👉 Me Gusta, ponerlo en tus favoritos y seguirnos para más contenido de cine y series 📽️

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

12
0
6