undefined_peliplat

Kafka y Orson Welles: El Proceso - Ante la Ley - La metamorfosis

Spoilers

La obra de Kafka, según mencionan los críticos, fue una obra fundamental para la novela moderna, junto a otras como Joyce. La focalización es interna y a través de una voz narrativa omnisciente, Kafka, va a contarnos la historia de K, esa persona que bien podría ser una comunidad, si tenemos en cuenta a lo que plantea Deleuze y Guatari (D. y G.) en relación a las literaturas menores. Lo político y el dispositivo colectivo de enunciación estarían presentes como mecanismos que realiza una minoría, en este caso la alemana, judía y checa. Por eso, a mi entender, muchas veces cuando se analiza la obra de Kafka y su estilo, se recurren a encontrar alegorías con los gobiernos autoritarios de la época.

En el caso de La Metamorfosis se tiende a analizarla desde esta perspectiva, en la que la transformación a escarabajo de Gregorio Samsa es su revolución en contra del orden disciplinario que le ha sido impuesto. En esa, su nueva y atormentada apariencia nadie puede darle órdenes ni exigirle obligaciones. A su vez, también puede hablar de la pérdida de la identidad y de la condición humana, en la que la lógica del instinto de los insectos que realizan tareas repetitivas y con una jerarquía clara. La metamorfosis de Gregorio Samsa podría ser la desgarradora toma de conciencia individual de su condición de hombre-insecto y su renuncia absoluta al deseo.

La película de Orson Welles basada en la obra inconclusa de Kafka retoma muchos de los aspectos que hemos estado observando en informes anteriores. Creo que una de las cosas más importantes que trae el cuento es todo lo relacionado a la insatisfacción, este deseo postergado, que parte de esto lo veíamos en Faust. Acá vuelve a aparecer pero de manera más difusa, en el sentido en que el personaje vagabundea en un espacio extrañado en el que no se sabe cómo empezó ni cómo va a terminar lo que le está sucediendo.

Siguiendo con la idea de Deleuze y Guatari, sería como un rizoma, esta forma en la que la organización de los elementos no sigue líneas de subordinación jerárquica. Por eso, como se menciona en el texto, se pueden encontrar un lugar de entrada y la vinculación con un lugar de salida. En este caso, K está en la misma situación, está sumido en una acción día tras día, en la que solamente pone de manifiesto que su vida es una repetición constante, laboriosa, casi instintiva como lo que termina transformando Gregorio. Esta cabeza agachada en contraposición con la cabeza levantada, según el análisis de D. y G, son las formas en las que este deseo no está manifestado, entendiendo la primera, y cuando así lo es, la segunda. En la película de Orson Welles está muy clara esta idea de las cabezas y un espacio que no permite continuar. Todas las habitaciones en el plano podemos ver el techo, generando una atmósfera completamente oprimida, en la que los personajes están encerrados y casi sin poder respirar van de un lado a otro. Como en una imagen movimiento en el que han perdido todo su sentido y para encontrarlo necesitan movilizarse de un lado a otro.

De esta forma se hace presente lo siniestro, en lo que parece algo cotidiano como la justicia, los funcionarios del Estado y el día a día de la rutina ordinaria, se ve teñido por un extrañamiento, en el que hasta lo más ordinario, seguro y tradicional puede traerle problemas al personaje de K. El clima general de la película es mucho más opresor del que aparece en la novela, logrando un efecto de lo siniestro menos efectivo que la obra escrita. La simpleza del narrador y el tono supercerano de los diálogos hacen que la identificación con el personaje sea aún mayor.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

5
0
4