undefined_peliplat

Cuando las hormigas se unen a la familia: la parábola de "La mujer hormiga" al estilo de Kafka

Spoilers

Ver una película artística puede ser una experiencia bastante mística. Es fácil darse cuenta de que, a pesar de son películas poco convencionales (como aquellas que se desvían de los arcos argumentales y desbordan con emociones personales, o expresan temas ambiguos), algunas reciben grandes elogios, mientras que a otras las descartan por no tener ningún valor. ¿Realmente hay un contraste marcado entre ellas? Desde mi propia experiencia personal, esto no es necesariamente cierto. Ya sea que puedas conectar con una película artística o no, esto suele depender de dónde, en qué circunstancias y en qué estado de ánimo la veas. Por lo general, si ves una película artística en el cine, vas a estar más inmerso que si la ves en el sillón de tu casa. Y, ver una película en un festival de cine, le aporta una importancia más sacramental que si la ves durante un fin de semana normal.

Por suerte, vi la película artística La mujer hormiga en un festival de cine, en una pantalla grande parecida a la del IMAX.

Lamentablemente, ver una película en un festival de cine también tiene sus desventajas: cuando ves una película que no se estrenó en cines o en plataformas de streaming, puede que nunca más la encuentres después de verla en el festival. Mientras escribía este artículo, no pude encontrar ninguna foto o tráiler de La mujer hormiga en internet. Lo único que pude encontrar es un póster triste de la película y un par de fotos grupales del equipo principal de producción. De todas formas, quiero recomendárselas.

La mujer hormiga es una película argentina que se estrenó en el Festival de Cine de Mar del Plata de 2023 y la proyectaron en el Festival de Cine Internacional de Beijing en 2024. Por el momento, no hay novedades sobre proyecciones futuras.

Ahora, analicemos a las dos protagonistas que son mellizas. Cuando eran pequeñas, mientras viajaban en un micro que cruzaba un puente, este colapsó y, como resultado, Renata, la hermana menor, perdió una pierna. Al crecer, la hermana mayor, Virgina, se asentó, formó una familia y a simple vista se la veía feliz. Mientras tanto, la hermana menor se sumergió en la típica soledad de una solterona y no logró integrarse a la sociedad. Un día, la visita repentina de Renata perturbó la vida pacífica de Virginia.

A decir verdad, hay muchas películas de autor sobre traumas familiares, pero La mujer hormiga incorpora un símbolo animal importante que hace que todo sea más interesante: una hormiga. Quizás notaste que estoy participando en el desafío cinéfilo de Peliplat, en la categoría de "reino animal", pero quiero aclarar que La mujer hormiga no es una película convencional sobre un animal. Si la ves, vas a coincidir en que las hormigas son las verdaderas protagonistas de la película.

¿Cómo se relacionan las hormigas con la historia? En primer lugar, Virginia es una pastelera que hace pedidos para sus clientes vecinos. La cocina de su casa tiene todos los ingredientes necesarios para cocinar, los cuales contienen niveles poco saludables de azúcar. Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que su casa esté plagada de hormigas. Aunque la película no muestra directamente a las hormigas ni cómo arrasan con la casa de Virginia, hay una escena que no me puedo olvidar: la escena en la que Virginia sella cuidadosamente cada grieta que hay entre los azulejos de la cocina con cinta transparente. Esto le lleva mucho tiempo. Finalmente, encuentra una hormiga pegada en una de las cintas y, si no me equivoco, esta es la única hormiga real de toda la película. Esta es una escena que no tiene diálogos, pero puedes sentir el malestar de Virginia y el tormento que su familia tiene que soportar.

La colonia de hormigas oculta hace alusión a la ansiedad interna y a los traumas de Virginia, pero por sobre todo, a la relación que tiene con su hermana. Durante años, sintió pena por Renata y guardó mucho remordimiento. Ambas fueron víctimas del accidente del micro: todos los niños que viajaban en el micro murieron y su hermana menor perdió una pierna, pero ella salió ilesa. Ante esta situación, ella cree que está en falta por haber sobrevivido a ese hecho traumático. Virginia se siente culpable por ser la sobreviviente afortunada y le gustaría haber sufrido la misma desgracia que los demás, pero no es consciente de que se siente "culpable por haber sobrevivido". Ella solo quiere lidiar con la plaga de hormigas y para terminar con este asunto, contrata a unos profesionales para que fumiguen toda la casa, pero eso no resuelve el problema. Ellos le dicen que tienen que eliminar a la hormiga más influyente de toda la colonia: la hormiga reina.

Al final de la película, Virginia se despierta después de haber tenido una pesadilla y escucha que alguien está comiendo en la habitación contigua. Entra a la habitación para ver quién es y ve que su hermana se transformó en una hormiga reina gigante: a lo largo de los años, Renata, al igual que una hormiga solitaria, fue marginalizada por su discapacidad y esto la llevó a ocultarse en los rincones oscuros. En posición vertical, como una hormiga, con sus dos antenas largas en constante movimiento, Renata prueba lentamente los dulces que preparó Virginia para que saliera de su escondite. Al ver a su hermana en este estado, Virginia se sorprende y se asusta, pero no puede evitar acercarse y abrazarla fuertemente. En ese momento, ambas pueden escuchar los latidos de sus corazones. Por primera vez, las hermanas se sienten tan cerca una de la otra y la separación que antes había entre ellas se sana.

La mujer hormiga es una típica película artística con un ritmo muy lento, sin grandes argumentos dramáticos, apenas tiene diálogos, tiene personajes con emociones contenidas que actúan según su estilo de vida y muchas tomas vacías que no tienen explicación. Puede que el hecho de que hayan usado hormigas como metáfora (en especial la hormiga gigante que aparece al final) sea el aspecto más interesante de esta película. A lo largo de la historia, nuestra percepción de las hormigas es que son unidas y cooperativas, pero esta película revela otra metáfora oscura sobre ellas.

Sinceramente, de no haberla visto en la pantalla grande del festival de cine, me hubiera quedado dormido en algún momento de la película. De todas formas, ahora me encanta esta película. Para terminar, ver películas artísticas es una experiencia bastante mágica y depende en gran medida del estado emocional del espectador, de la atmósfera y del medio por el cual se ve la película.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

13
2
7