undefined_peliplat

Langosta: El amor como deber social

“Langosta”, dirigida por Yorgos Lanthimos (el mismo de Poor Things), es una película intrigante y surrealista que nos sumerge en un mundo distópico donde las relaciones amorosas están regidas por reglas muy estrictas.

Se desarrolla en un mundo alternativo en donde las personas solteras son enviadas a un hotel aislado para encontrar pareja, a la fuerza.

Solteras y solteros, por cualquier motivo, sea viudez, divorcio, etcétera, son enviados al hotel, en donde se encuentran personas en su misma situación y tienen 45 días para encontrar una pareja e irse de allí felices y contentos…

En cambio, si por algún motivo no logran encontrar pareja, la ley indica que deben ser transformados en un animal para ser liberados posteriormente en el bosque.

Este es el punto central de esta extraña y disruptiva historia. Cada uno de ellos puede sin embargo elegir en que animal ha de convertirse. Puede ser un ave, un pony, una comadreja o una langosta.

Claro está que la mayoría desea encontrar su pareja, o al menos no ser transformados en una bestia librada a su suerte. Pero aquí hay un aditivo, una nota de color, algo extraño que es que es muy importante ser compatible con la pareja. Por ejemplo, una persona alta con otra igualmente alta, una obsesiva del cuidado del cabello con otro que tenga la misma manía y así cada cual debe encontrar a quien sea de verdad y de laguna manera, una persona con las mismas características, gustos o aptitudes.

Algunos intentan escapar o escapan. Entonces se ha previsto un sistema de “caza de rebeldes” en donde los habitantes del hotel salen a cazar a los que se escapan a cambio de ganar uno días más viviendo en el hotel…

LA TRAMA QUE PARECE UNA ANTITRAMA

David (un irreconocible y genial Colin Farrell) es el protagonista de la historia.

Un hombre de mediana edad, sumiso y algo pasivo, que ha sido abandonado por su esposa y por lo tanto enviado al hotel.

Su carácter dócil y su deseo de adaptarse lo llevan a situaciones tanto absurdas como cómicas, aunque a veces desesperantes.

Pero a pesar de su conformismo inicial, David esconde un espíritu rebelde que emerge a medida que se cuestiona las reglas del mundo distópico en el que vive.

Cuando a David le preguntan en que animal ha de convertirse en caso de fracasar, este elige convertirse en una langosta. ¿Su motivo? Que las langostas viven cien años y son siempre fértiles.

Va acompañado por un perro que resulta ser su hermano, ya que cuando estuvo en el hotel no encontró pareja y ha sido transformado.

¿DE QUÉ HABLA “LANGOSTA”?

La película aborda temas como la soledad, la presión social y la búsqueda del amor verdadero. Combina elementos de comedia negra, ciencia ficción y drama y en ese raro código narrativo nos sumerge en una experiencia disruptiva y hasta incómoda. Nos obliga a hacernos preguntas.

La película explora de una manera extravagante y ácida, cómo esta sociedad impone normas rígidas sobre las relaciones y cómo la soledad puede llevar a decisiones desesperadas.

La soledad es un tema recurrente en “Langosta”.

Los personajes buscan desesperadamente la compañía de otros para evitar su transformación en animales. La película cuestiona la necesidad de estar en pareja y cómo la sociedad nos empuja hacia esa dirección. Nos pone en la posición de cuestionarnos si la búsqueda de pareja es en realidad una necesidad humana o una compulsión social. Y no da respuestas …

LA METÁFORA DEL HOTEL COMO SOCIEDAD

Los personajes enfrentan la presión de encontrar una pareja compatible antes de que termine su tiempo.

Allí deberán encontrarán a aquel o a aquella que los complete, que los llene y los haga mejores personas.

Siguiendo un libreto de conducta y cuidado social, se alecciona sobre las ventajas de la compañía y los riesgos de la soledad. Así hay una pantomima que muestra que las mujeres podrán caminar del brazo de sus maridos seguras, a salvo de violadores, los hombres podrán sentarse a la mesa a comer tranquilos ya que si se ahogan con algún alimento serán socorridos inmediatamente por sus esposas.

El hotel representa una sociedad que valora la conformidad y la pareja como un objetivo supremo.

Todo esto se muestra de forma explícita en el hotel, como si se tratara de una obra de teatro, como si los presentes fuesen niños que debieran ser aleccionados.

Pero no solo se indica que se debe encontrar pareja, sino que esta debe ser similar, es decir -según los cánones planteados- que tengan cosas parecidas, gustos iguales o hasta defectos físicos en común.

Todas estas situaciones son representadas durante los 45 días en el salón del hotel en donde son adoctrinados constantemente para que elijan aquel o a aquella que los complete.

La presión es tal que llegan a puntos inverosímiles con el fin de ser realmente armónicos o como cuando creen que están frente al verdadero amor.

¿La búsqueda del amor verdadero?

Los personajes luchan por encontrar una pareja acorde, a menudo (más bien casi siempre) sacrificando su autenticidad en el proceso.

En el fondo algunos buscan a su verdadero amor y tienen la esperanza de poder encontrarlo allí. Otros en cambio solo quieren evitar ser transformados.

Aunque no todos están interesados en encontrar pareja, a otros no les importa esto y buscan sobrevivir de otras formas (que las hay).

Y una de las formas de mantenerse con vida es cazando a los que huyen del hotel y a los que viven en el bosque.

Cada persona que es cazada le da un día más de supervivencia al cazador y el cazado es pasado por la sala de transformaciones sin poder elegir el animal en el que se convertirá.

La presión es tal que aquellos que escapan del hotel, intentan sobrevivir en el bosque.

LOS SOLITARIOS REBELDES

Allí, escondidos, hay gente tratando de perpetuarse, y tienen sus propias reglas.

Hay un grupo rebelde que se hace llamar “Los Solitarios”. Estos individuos viven en el bosque y prohíben estrictamente cualquier tipo de relación romántica. Prefieren la soledad y desafían las normas impuestas por la sociedad obsesionada con las relaciones amorosas.

Los Solitarios representan una alternativa a la norma, escapando del sistema controlador y encontrando refugio en la naturaleza.

Su elección de vivir sin parejas románticas es un acto de resistencia contra las reglas impuestas por la sociedad.

Pero claro, sus reglas también son reglas y hay que seguirlas, caso contrario son castigados, si los encuentran besándose con otra persona les queman la boca, si los encuentran teniendo sexo, bueno, también los queman …

UNA METÁFORA SURREALISTA

El mundo de “Langosta” es absurdo y surrealista. Las reglas y rituales del hotel son absurdos, las normas y los reglamentos de Los Solitarios se muestran tan ridículamente ilógicos que parecen más bien una caricatura que no hace reír, sino al contrario, produce molestia e incomodidad.

El extremismo con el que se manejan tanto en el Hotel como en el grupo de Los Solitarios son muchas veces inconcebibles, pero de alguna manera nos hace cuestionar nuestras propias normas y costumbres.

PERSONAJES INCONCEBIBLES EN UN MUNDO IMPOSIBLE

Como ya dijimos anteriormente el filme está encabezado por Colin Farrell (como David) y Rachel Weisz (como la Mujer Ciega). Ella interpreta a una mujer inteligente que posee una tranquilidad que contrasta con el caos que la rodea y de ella se enamora David.

Ambos actores ofrecen interpretaciones cautivadoras y llenas de matices al punto que se nos vuelven casi irreconocibles metidos en la piel de los personajes.

Como protagonistas secundarios están la Gerente del Hotel (interpretada por Olivia Colman) ella es la encargada del hotel a donde son enviados los solteros, ella se encarga de hacer cumplir las reglas a raja tabla junto con su marido (Garry Mountaine) el cual está bastante desdibujado (a no ser cuando canta) y aquí vemos que lo que los une es eso: a ambos les gusta cantar. Pero ¿Será eso suficiente amor para enfrentar algunas cuestiones? Lo veremos en la trama…

Léa Seydoux es la Líder de los Solitarios, una líder muy pragmática, la líder de los que han escapado del sistema y viven en el bosque, rechaza todas las normas sociales de la formación de parejas.

Por otro lado, tenemos a La Mujer Sin Corazón (Angeliki Papoulia) ella es una de las residentes del hotel.

Es fría y calculadora, cruel e indiferente, no busca desesperadamente pareja, ya lleva ganados 192 días y se siente muy cómoda con ello. Es la mejor cazadora…

Todos y cada uno de los personajes son absolutamente creíbles dentro del filme, tanto La Mujer que le Sangra la Nariz, como El Hombre que Sesea, El Hombre que Renguea, La Mucama. Ninguno tiene nombre propio excepto David …

“Langosta” es una película provocadora que invita a la reflexión.

Su estilo visual y su narrativa inusual la convierten en una experiencia cinematográfica única. A medida que David se enfrenta a la posibilidad de convertirse en un animal, nos preguntamos qué estamos dispuestos a sacrificar por nuestra supervivencia y por el amor y por la aceptación social.

La dirección de Yorgos Lanthimos es provocadora, irritante. Limita entre la realidad más pura y la fantasía menos seductora. Pareciera que nos quiere sumergir en un mar de incertidumbres (y lo logra).

Su estilo visual se caracteriza por planos largos, diálogos minimalistas y una paleta de colores fríos que no atemperan el clima de crueldad desinfectado de sentimientos. La atmósfera opresiva del hotel se refleja en las imágenes a través de sus encuadres, la luz y el clima tenso, creando una sensación de claustrofobia y desesperación.

“Langosta” es una obra maestra cinematográfica que te va a dejar pensando durante mucho tiempo después de verla. Sobre muchas cosas…

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

5
2
0