undefined_peliplat

Si Back to Black no te gustó, esta película te ayudará a quitar el mal sabor

Spoilers

Siguiendo la injustamente famosa tendencia de las biopics sobre estrellas musicales iniciada por Bohemian Rhapsody hace ya un lustro, llega la ¿esperada? Back to Black (2024, dir. Sam Taylor-Johnson), biopic de Amy Winehouse. Las reacciones del público están siendo tal como se esperaban: completamente indiferentes o detractoras. La mayoría de quienes ya la han visto, la acusan de plana, ya que toca los sucesos que marcaron la vida de la cantante, solo en la superficie. Es por eso que, si te interesa conocer más sobre la historia de la intérprete de soul inglesa, hablaremos a continuación de AMY (2015, dir. Asif Kapadia), el laureado documental que explora la vida —y muerte—de la artista.

¿De qué va AMY?

AMY es un documental sobre la cantante británica estrenado en 2015, cuatro años después de su muerte. Es un retrato excepcional y tremendamente emotivo sobre una estrella que, lamentablemente, murió demasiado joven.

Como la mayoría de estos trabajos documentales, además de adentrarse en su vida personal y profesional, desde sus inicios hasta su fatídico final, Amy, también es un estudio afilado del aplastante ataque constante a muchas celebridades, el efecto de los medios, y una crítica a su aparato sensacionalista.

Una artista torturada

La fama de Amy Winehouse fue efímera, truncada por su temprana desaparición física. Lamentablemente, el tiempo que estuvo en lo más alto de la cima, fue gracias a su talento y a los escándalos asociados a sus adicciones. Era injusto pero ambos aspectos marcaron la vida de Amy desde una temprana edad.

El hecho de que documental de Asif Kapadia comienza con la intimidad de las películas caseras y termina con imágenes lejanas de paparazzi es intencional. Mientras Amy se hace más famosa, su verdadera personalidad se va desdibujando en favor de una vida llena de adicciones y problemas mentales. Más que un acercamiento a la vida de la artista, es un alejamiento lento y trágico.

La primera vez que la vemos en cámara, Amy es una niña de 14 años cantando un espectacular "Happy Birthday"; a partir de allí, y a lo largo de todo el documental, Winehouse gradualmente se aleja de nuestra vista a medida que su renombre crece, oscurecido por una tormenta de destellos a consecuencia de su estatus de celebridad. En un momento del documental, como si manifestara su injusto destino, Amy dice "Me volvería loca", refiriéndose a cómo sería su reacción de llegar a ser famosa, lo que sirve como antesala a la lo que el documental está a punto de mostrar.

Asif Kapadia, junto con sus colaboradores, incluidos sus colegas, amigos y familiares, recopilaron una generosa cantidad de información sobre la artista, cubriendo sus primeros años de vida, cruciales para definir los últimos.

Este documental comienza cuando ella era apenas una adolescente. En los primeros cinco minutos nos enteramos de lo problemática que era su vida. Luchó contra la bulimia desde una edad muy temprana, pero también tuvo que hacer malabarismos con problemas familiares cuando su padre abandonó a su madre siendo ella aún muy joven. El comienzo de la película es simple, pero lamentablemente muy condenatorio.

Kapadia aborda su caótica adolescencia porque estos años marcarían la vida de la cantante, en especial su lucha con las adicciones. De hecho, los problemas de Winehouse, sirven para reflejar nuestros problemas como sociedad en lo que respecta a las actitudes en torno a la adicción. Muchas personas suelen pensar que los adictos merecen lo que les pasa porque eligieron consumir drogas. Pero la historia de Amy, nos ayuda a desarrollar empatía, no sólo con ella, también los que están en una situación similar. Es típico que la mayoría de los adictos lo sean porque se automedican algún tipo de trauma, ya sean problemas de salud mental o experiencias o circunstancias desgarradoras en su vida. Esto se aplica a Winehouse, que sufrió depresión y bulimia cuando era niña, incluso antes de tomar un bolígrafo y escribir una canción.

Y cuando digo que la película se toma en serio lo de juzgar a aquellos que hicieron lo propio con Amy, me refiero a que nos muestran clips de algunos medios a lo largo de los años de comediantes como Frankie Boyle y Graham Norton burlándose de la estrella. ¿Desde cuándo las enfermedades mentales y los trastornos alimentarios son algo de qué reírse? Se nos muestra cómo los medios se burlaron cruelmente de Winehouse, la acosaron simplemente para entretenerse y la acecharon con flashes por todos lados. El documental no vacila al señalar a los medios como parte de la desaparición de Winehouse. Para una mujer que incluso antes de volverse comercialmente popular dijo que la fama la asustaba y que si alguna vez se volvía famosa se volvería loca, no es de extrañar que tuviera dificultades para hacer frente a la gran cantidad de atención que recibió.

Cuando la película se regodea en estos momentos espantosas, es cruda e incluso incómoda. Hacia el final, el público observa con horror cómo Winehouse cae en las profundidades de la adicción al crack y la heroína; ver cómo su talento y capacidad para actuar se desvanecen lentamente; y se desmorona en el escenario en varias ocasiones como una niña asustada.

Esas imágenes completamente desgarradoras, se equilibran perfectamente con los momentos más emotivos de la película. Las partes más emocionantes son cuando vemos a Amy escribiendo y cantando su música con la letra en la pantalla. Vemos de primera mano el talento que tenía para escribir: es como la poesía en su máxima expresión. Y nos damos cuenta que las sustancias no fueron su único refugio.

La música siempre fue su refugio

La belleza de esta película radica en el efecto que tiene en el público. Es inquietante y tan poderosa que incluso piensas en ella una vez que inician los créditos finales.

Si la gente tiene tiempo para ver esta película, realmente podrán sentir empatía por su situación. La película hace que el mundo se dé cuenta de que, en realidad, hemos perdido a una auténtica estrella musical.

Amy siempre fue un alma frágil y no podía lidiar con su nivel de fama. Su padre, Mitch, es representado como un obstáculo para su recuperación, ya que constantemente parecía tener voz y voto sobre lo que ella hacía y cuándo. Incluso en tiempos difíciles, parecía presionar a Amy para que hiciera cosas que definitivamente no debería haber hecho. Debo señalar que su padre no está contento con el resultado de esta película.

Sin embargo, además de ser edificante, emotiva y conmovedora, esta película también es desgarradora. Amy muestra el talento crudo, auténtico, único y poderoso de Amy Winehouse. Era una artista como ninguna otra: inteligente, divertida, hermosa, atrevida, segura de sí misma e inmensamente talentosa; que amaba mucho; que nunca se dejó moldear o cambiar para adaptarse a los estándares de otra persona; quien siempre se mantuvo fiel a sí misma; quien se burló de la industria de la música pop y logró que todos volvieran a apreciar la música real con instrumentos en vivo y voces intactas, crudas y auténticas. Siempre será triste que Winehouse muriera tan joven y en circunstancias tan desgarradoras. Pero al menos podemos recordarla a través de su increíble música y alegrarnos de que haya estado aquí, aunque solo sea por un tiempo.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

10
0
0