undefined_peliplat

'The 8 Show': La nueva serie de Netflix que mezcla la crítica a las clases sociales con el sadismo y la codicia.

Habrá que preguntarnos seriamente ¿Qué ocurre en Corea del Sur para que sus series y películas de drama estén relacionadas con críticas sociales? Y es que sus producciones más importantes Parásitos (2019) y Squid Game (2021) van muy de la mano con las diferencias de clases sociales, a estas producciones hay que sumarles Concrete Utopia (2023) que si bien la temática de clases sociales no está tan cargada hay una crítica a como se está manejando la globalización y la creciente xenofobia en el mundo muy llamativa.

Lo cierto es que a estas producciones hay que añadir a The 8 Show una serie de 8 episodios lanzada el 17 de mayo en la plataforma de Netflix que mezcla conceptos de “El juego del Calamar” y El Hoyo (2019). Donde personas necesitadas de dinero tendrán que convivir y sobrevivir a una especie de reality show. Pero antes de analizar esta serie surcoreana es mejor explicar la sinopsis de la misma: La serie sigue la vida de Bae Jin-Su, un hombre joven que está ahogado en deudas y para su suerte (o no) recibe el llamado de una persona desconocida invitándolo a participar en un juego. Las reglas en teoría deberían ser básicas (intentaré explicarlo de la mejor manera), tiene que escoger una tarjeta con un número del 1 al 8 previamente si quieren participar, esta tarjeta representará el piso donde el participante vivirá y por un minuto que el jugador permanezca en el juego sumará cierta cantidad de dinero. Lo que no saben los participantes es que entre más alto sea el piso, mayor cantidad de dinero por minuto ganará siendo el piso 1 el más damnificado. La idea del juego es que los 8 participantes logren entretener a la audiencia para aumentar el número de tiempo en el juego, y por consiguiente, ganar más dinero.

Por supuesto, mientras más buscan entretener a la audiencia más métodos sádicos y macabros estarán obligados a hacer los participantes donde la tortura física y psicológica se convierte en protagonista con miras a mantenerse en el juego. Revelando el ya conocido sadismo que tienen las personas con poder, siendo en ciertas facetas un homenaje a películas como Nerve (2016) donde buscan el peligro para atraer audiencia y por supuesto aumentar la cuenta bancaria.

LA MARAVILLA DE LO ABSURDO

Pasemos entonces a desglosar esta serie y para entender un poco el éxito o por lo menos el funcionamiento de esta producción hay que pensar que eligieron a las 8 personas más estúpidas de Corea del Sur. Y sí, aquí juegan factores que rayan lo absurdo y que con un poco de lógica e inteligencia se hubiese resuelto este problema donde todos salen ganando, sin embargo, y como tenían que sacar material para 8 episodios debemos tener en mente que nuestros protagonistas simplemente se les dificulta la capacidad de unir tan solo dos neuronas. Así que, en efecto, uno de los pilares de las producciones del cine como lo es el guion carece de mucho fundamento a medida que avanza la serie. Si para nosotros es primordial que nuestros personajes sean seres pensantes y tengan un mínimo de capacidad resolutiva entonces sufriremos los 8 episodios porque sencillamente es frustrante, de lo contrario, y entendiendo la estupidez de los protagonistas entonces tendremos una serie bastante disfrutable.

Como dije antes el guion, siendo uno de los pilares de una buena historia, es bastante mediocre. Esto se puede notar cuando vemos que en muchas ocasiones la mano del guionista aparece como Deus Ex-Machina para alargar la serie, tipo: “Necesitamos que los villanos tengan un escape porque todavía nos quedan 3 episodios, pues nada, hagamos que uno de los personajes tenga alucinaciones y los libere”. ¿Ya no sirve que nuestro personaje tenga alucinaciones? Pues con un chasquido de dedos vuelve a la cordura. Este es solo un ejemplo de muchos que podemos sacar, y aunque es absurdo termina siendo una maravilla porque realmente la producción de esta serie es agradable visualmente y engancha. Vamos a catalogar, si ustedes lo desean, a The 8 Show como un guilty pleassure, porque hay que aceptar que daba tanta frustración que enganchaba.

ASIA Y LAS MARCADAS PERSONALIDADES

Esto ocurre en muchas de las producciones que he visto provenientes del continente asiático, no solo me centro en Corea del Sur sino también en Japón, por dar otro ejemplo, y es que los personajes tienen personalidades muy marcadas y eso me parece a mi bastante anticlimático, sin embargo, va de la mano con el punto anterior: Le da carisma a los personajes. Honestamente se me dificulta sentirme identificado con alguno de los personajes de esta serie, de hecho, no conozco a ninguna persona de mi círculo social al que pudiese asemejar con alguno de los personajes y es que están exageradamente caricaturizados (esto tiene un poco de lógica entendiendo que viene de un webtoon). Esto tiene un porqué y aquí viene lo interesante porque tenemos que analizar a cada personaje de la serie.

Tenemos a Número 8 quien es una mujer malcriada y con una personalidad psicópata que disfruta del dolor ajeno. Es una niña mimada que representa a la alta sociedad, egoísta, arrogante, que solo piensa en su disfrute sin importarle lo que ocurre a su alrededor. Hacía mucho tiempo que no odiaba a un personaje tanto, desde Joffrey Baratheon de Game of Thrones (2011) y debo admitir que Número 8 puede ser incluso más odiable. Por otro lado tenemos a Número 7, este personaje representa que para tener éxito se necesita ser inteligente, un personaje que supo “jugar el juego” y que pese a que entendía su buena posición también era empático en muchas ocasiones con los pisos más desfavorables, era un personaje democrático y justo. Por su parte Número 6 representa la violencia, de como mucha gente importante llega al éxito a través de implementar miedo y amenazas, junto a número 8 son los antagonistas de esta serie y hacen todo lo posible para que la verdadera audiencia termine odiándolos. Número 5 es la mujer que representa la política, el equilibrio, el inclinarse dependiendo del ambiente del escenario, es aquella persona que se deja influenciar por otros con suma facilidad buscando obtener algún beneficio, es la representación fácil de cualquier político en tiempos difíciles. Muy similar es el caso de Número 4, quien es un personaje que también buscaba inclinarse por el “lado ganador” sin embargo y a diferencia de número 5, este personaje lo hacía con intenciones de obtener algo a cambio, no por empatía sino por beneficio propio, si número 5 representaba al político, número 4 era la viva imagen de un pueblo sumiso. Nuestro protagonista es Número 3, un personaje cobarde, tonto, que busca lo justo pero siempre evitando el liderazgo, esperando que otro lo hiciese por él. Por último tenemos Número 2 y a Número 1 quienes son los más perjudicados al ganar menos, ambos con buen corazón, mientras número 2 es un personaje que busca que no la pisoteen, número 1 representa la clase social más baja siendo este víctima de las acciones de los demás y dando patadas de ahogado para sobrevivir.

EL SADISMO, EL ENTRETENIMIENTO DE LOS SERES HUMANOS

No es la primera ni será la última vez que una serie o película se centre en el sadismo de las personas de la alta sociedad para satisfacer su entretenimiento. Se me viene a la mente películas de la talla de Infinity Pool (2023) o la ya citada Nerve, donde los personajes buscan la tortura, el dolor o el simple hecho de realizar acciones peligrosas que atenten contra la propia vida para darle un espectáculo a la audiencia. Esto lo vemos desde el punto de vista ajeno pero, sin embargo, existe satisfacción detrás de nosotros como audiencia en ver películas de ‘gore’ o con elementos de tortura y muerte como principal tema. Desde un punto de vista externo criticamos a la ‘audiencia’ de esta serie pero nosotros nos resulta interesante películas como Saw (2004) o cualquier película en general donde veamos muerte y sangre. Entendemos, por supuesto, la diferencia, la “audiencia” dentro de la serie está desde la perspectiva de que están dentro de ese mundo, entreteniéndose con torturas de personas que dentro de su mundo son reales, a diferencia de nosotros que sabemos que son personajes de ficción, sin embargo, no deja de ser un poco sádico nuestro comportamiento, porque aunque sea ficción queremos ver torturas, muertes y sangre.

¿Es el sadismo parte de la naturaleza de todos los seres humanos? Toda esta serie se basa en entretener a base de torturas y dolor a personas ajenas al ‘juego’, demostrando que el verdadero entretenimiento está ahí, en las desgracias ajenas. Número 7 lo comentó en la serie: “Al usar la violencia, no hay marcha atrás". Y es que los personajes comenzaron con cosas tontas, juegos como un “concurso de talento” para satisfacer a la audiencia, al principio funcionó pero en el momento en que llegó el primer golpe, la primera muestra de sangre… El espectáculo fue más efectivo. Y esto, amigo lector, es un paralelismo de la vida real.

LA CODICIA, EL PECADO DE NUNCA TENER LO SUFICIENTE

Evidentemente, se podrá notar que el juego siempre pudo haberse terminado con un final feliz (no voy a dar más spoilers del final, lo prometo) pero para ello debemos nuevamente ponernos en los zapatos de los personajes y entender que cuando no se tiene nada, siempre se va a querer todo. Para una persona que no ha experimentado la posibilidad de tener cualquier cosa, en el momento que tienen una prueba o una oportunidad de tener más de lo que en sus sueños podrían ni imaginarse, es de esperarse que lo van a tomar y aprovecharán lo más que puedan esa prueba. Era frustrante ver como casi tenían la gloria, pero sin embargo, por la codicia de uno de los personajes tuvo que alargarse el juego, para posteriormente reinar el caos. Es entendible tomando en cuenta que nunca sabremos realmente por lo que pasa la otra persona, y mucho más si estamos hablando de una persona desconocida, la historia detrás de cada personaje es bastante triste y se entiende porque hicieron lo posible para mantenerse en el juego: No sabían cuando podían volver a tener la oportunidad de tenerlo todo.

El problema, es que la codicia al ser un pecado, algo se tiene que pagar. Al no haber un límite y además de convivir en un ambiente hostil, es normal que el caos comenzará a surgir y eventos catastróficos se avecinaran. Siempre se puede tener más, pero si vives la vida buscando más… Jamás te centrarás en vivirla.

CONCLUSIÓN

The 8 Show posiblemente pase sin pena ni gloria en Netflix porque por lo que he visto no ha tenido el impacto mediático que tuvo, por ejemplo, Squid Game. Sin embargo, es una serie que pese a sus errores de guion y las constantes DEM que usa el guionista para alargar la serie, es bastante entretenida y vale mucho la pena ver. Uno de los plus que tiene la serie es el manejo del humor, lo hacen espléndidamente con algo básico y sutil pero efectivo, alguna que otra sonrisa me sacaron con los pensamientos de número 3.

Sí, es una serie que tiene sangre, muchas escenas surrealistas (las alucinaciones fueron un recurso muy utilizado por la producción), escenas de tortura, que aunque no lleguen a ser muy explícitos realmente te dejan una sensación de frustración e injusticia que si bien puede tomarse como algo negativo, desde el punto de vista objetivo… No está nada mal. Si te gustó El hoyo o sobre todo Squid Game, seguro disfrutarás esta serie.

La puedes disfrutar en Netflix.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

3
0
0