undefined_peliplat

CINE: El Reino Animal, un género experto en robar emociones humanas.

Si algo hay que tomar en cuenta es que las estrellas que más conquistan los corazones de los fanáticos del cine son los adorables y no tan adorables peludos de la pantalla grande y pequeña. Sean animales domésticos, salvajes, míticos monstruos e incluso criaturas de la imaginación desmedida, nos conquistan siempre de alguna u otra manera.

Porque bien sea para derramar lágrimas de amor o tristeza, el reino animal en cualquier formato de pantalla tiene un gran grupo de seguidores sedientos de grandes historias, que bien sean reales o fantasiosas, sepan darnos un cierre heroico a cualquier final que nos robe un par de suspiros.

Amamos a los perros inteligentes, a los colosos que se enfrentan para defender el mundo, al animal humanoide que sobrepasa los límites de la moral y las buenas costumbres, al pequeño héroe con habilidades enormes que salva el día e incluso la aparición de toda clase de animales unidos por un propósito social para un mundo distópico o directo a la tierra prometida.

Recapitulamos desde Scraps, el perro de la mano del maestro Charles Chaplin en la película "Vida de perro" (Dog's Life, 1918), quien abrió las puertas para muchos otros peludos en busca de corazones para derretir. El maravilloso papelazo de "Rin Tin Tin" en la época de los años 20, quien por una "patita" no se lleva un premio de la academia. Vivimos las aventuras de "Lassie", incluso las extraterrestres historias de "Alf" y muchos otros que se desenvolvieron en la pantalla para darnos un propósito de vida: sentarnos a ver películas de animales. Pero no fue hasta la llegada de taquillas millonarias como con "King Kong" (1933), que desde entonces ha evolucionado como ningún otro en la historia del cine, abriendo la escena al género más aclamado por los amantes del reino animal: el de los kaijus, como "Godzilla" (1954) y con él la larga lista de representantes del "macro-caos" de las pacíficas metrópolis y los héroes humanos. En otro contexto llegó "Jurassic Park" (1993) y nos regaló un mundo divertidamente inquietante para imaginar, pero no tan escalofriante como aquel octavo pasajero en "Alien" (1980) quien privó a muchos niños, e incluso no tan niños, de un sueño tranquilo y pacífico al menos una o dos noches seguidas.

¿Cómo podemos sobreponernos a "Marley & Me" (2008) o a la rutina interrumpida por la desgracia de "Hachiko" (2009)? ¿Cómo no tratar de encontrar la perfección de "Tiburón" (1975) en otras mandíbulas desatadas? ¿Cómo no intentar hablar con tu perico, tortuga o perro creyendo que podrías ser un "Dr. Dolittle" (1998) emergente? Y aunque me faltaran dos vidas más para describir cada una de las películas y series animadas que le dan valor a los domingos de cotufas y cine, podría coincidir con miles de personas en que El Reino Animal es un mundo del que aún falta por sacarle el jugo y que esperamos ansiosos por ello.

Hoy la historia del cine y la televisión sigue robando lágrimas, sigue combinando armas letales, sigue en la labor de llevar a la animación toda clase de seres encantadores y no tanto, sigue la eterna conquista de robar corazones y, aunque seamos muy rudos al intentar comentar delante de nuestros amigos que nos gusta la acción y el terror, vivimos en la dulce espera del próximo film de perritos parlanchines para derretirnos de amor.

Y tú, ¿Estás preparado para la segunda parte de Hachiko?

Gaby Vilera

Profesional de la cotufa en noches de películas.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

16
3
1