undefined_peliplat

Amor, mentiras y sangre - Furia sintética

El filme, co-escrito entre Glass y Fofilska, tiene su propio estilo de género noir donde sutilmente te lo van tirando por debajo de la puerta hasta que de manera progresiva se vuelve más alocada, intensa y violenta donde la banda sonora compuesta por Clint Mansell y su puesta sintética ochentera se funde con la fotografía de Ben Fordesman entregándonos una obra surrealista, casi un una película escrita en fiebre y delirios. Una película de cine pulp con estética ochentera.

Kristen Stewart protagoniza la cinta siendo Lou, una mujer un poco arisca del mundo que trabaja como manager de un club de gimnasio por ahí en un pueblo escondido de Nuevo México. Su padre (un brillante y horrible Ed Harris) usa su campo de tiro como una fachada para esconder su distribuidora ilegal de armas entre otras actividades criminales. Mientras tanto, la hermana de Lou, Beth (Jena Malone) está casada en un infeliz matrimonio con JJ (Dave Franco) donde las discusiones, peleas, abusos emocionales y golpes están a la orden del día y ella tiene la pruebas físicas para demostrarlo, pero no se atreve a denunciar (tal vez por miedo, por costumbre o por algo más).

Un día llega a este pueblo Jackie (una realmente increíble Katy O’Brian), un fisicoculturista que está de paso por que va camino a un importante torneo de su deporte. Lou cae rendida inmediatamente por ella, ambas caen perdidas la una por la otra. Pero esto es sólo el comienzo para el caótico espiral que se les avecina.

Si algo me gustó de esta película es la no tan sutil puesta en escena de Glass. Siendo una directora mujer, trabaja los planos, las secuencias, el romance y la violencia de forma distinta a que si la dirigiese un director hombre. Ella juega perfectamente con una estética retro y fashion de manera muy eficiente. Pero ojo, no piensen que esta es una película de amor típica, al contrario AMOR, MENTIRAS Y SANGRE es sobre personas dañando a otras personas.

No hay segundos desperdiciados, toda la película es una cachetada constante que al final te deja mareado y excitado.

Ayuda también en que Kristen Stewart esté muy bien dirigida, una actuación que tiene varios matices y dimensiones, un rol que la convierte en un huracán de emociones donde veremos muchas subidas y bajadas para su pobre Lou. Mientras tanto, O’Brien está a otro nivel, su personaje es complejo. Nunca sabes que esperar de ella, es quien aporta la dosis faltante de cerebro y músculos, mucho músculo.

Toda esta obra está malignamente orquestada por Glass, quien tuvo su debut el 2019 con “Saint Maud“, una película de terror que le valió reconocimiento. Sin embargo, en AMOR, MENTIRAS Y SANGRE juega a otro nivel debido a su absurdez y decisiones bastante arriesgadas que le permite elevar la apuesta hasta un desenlace que tal vez no deje a todos satisfechos, pero nadie quedará indiferente.

AMOR, MENTIRAS Y SANGRE es visceral, violenta, sangrienta (tiene una buena dosis de gore) y con dosis de vómito incluído.
Sin embargo es una historia que no olvidaras tan facil.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

0
0
0