undefined_peliplat

"Monkey Man": "John Wick" conoce a Gaspar Noé.

Es obvio que al comenzar a visionar el debut direccional de Dev Patel uno siente que ya ha visto todo antes, que ya conoce esta historia, que ya esto te lo han contado, comenzando porque el mito hindú de Hanuman es similar, por ejemplo, a la historia de Son Goku de “Journey to the west” que ya hemos visto en múltiples adaptaciones; sin embargo, la presencia mística rodea a esta cinta y le da un toque extra , como lo es Baba Yaga en John Wick, la primera referencia notoria al ver esta película, porque si, existe un antes y un después de John Wick y ya esta cinta pasó a convertirse en el “John Wick hindú”.

Pero al seguir observando “Monkey Man” surgen otras películas, comenzando por la joya infravalorada de “The night come for us” y en general el cine de Timo Tjahjanto, aquel director en donde, a diferencia del cine de Chad Stahelski donde John parece un personaje de videojuego inmune a cualquier stunt, con Timo, y obviamente, el cine de Gareth Evans, si se nota lo que un golpe puede hacer a un músculo, casi llevando al cine de acción al terreno de un Michael Haneke.

Dev Patel decide irse a esos territorios del cine de autor, y la película incluso toma tintes del cine de Gaspar Noé, lo que genera incluso mareos, pero es entendible, con la dirección de fotografía de Sharone Meir (Whiplash) y el trabajo de 2 editores sacados del drama independiente, como lo es Dávid Jancsó (Pieces of a woman) y la acción más pura con Tim Murrell (21 Bridges), la secuencia de acción de la persecución en el bimotor parece un “Enter the Void” con patadas voladoras, y después de este despliegue técnico, viene la segunda parte, donde el tono espiritual continúa, regalándonos secuencias propias de un Ong Bak, donde el yoga, la religión y la fantasía juegan un rol importante, para llevarnos al más propio drama con la secuencia que nadie va a olvidar que lleva a que las horas que han pasado nos den a entender que motiva al personaje de Dev Patel en llevar a cabo su venganza.

Lamentablemente, y aunque la cinta no flaquea, el tercer acto si dio a desear más, porque incluso “The Beekeeper” nos regaló un tercer acto decente con el sonido más real de huesos rompiéndose en una película de acción en muchos años.

Aunque “Monkey Man” , como debe hacerlo toda cinta de acción reciente, es fiel a la estética de videojuego, cuando llegamos al mid boss y al final boss (Si, como lo hizo “The Raid” y luego “John Wick 3: Parabellum” de manera magistral) ese jefe final no tiene una batalla épica, aunque si un final sacado del más puro cine de autor, con una paleta de colores muy bella, demostrando que con “Monkey Man” podríamos estar al frente de la mejor película de acción del año o al menos una que si entre en un top, junto a “The Beekeeper” que merece todo el visionado posible.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

0
0
0