undefined_peliplat

Battle Royale: De la censura y la critica al a sociedad.

Corrian ya los violentos primeros años de la década del 2000, después de una posible catástrofe computacional que nos había preparado para una década marcada por violencia y cambios en el mundo: guerras contra el terrorismo y cambios políticos que nos llevarían a revolucionar y acelerar el cambio en nuestras pequeñas burbujas a niveles inesperados. En esos años se estrenaba tímidamente, basada en una novela, en Japón “Battle Royale”, también llamada “Batalla Real” o “Juego Sangriento” en Latinoamérica. Dirigida por Kinji Fukasaku, se estrenó el 16 de diciembre de 2000. Esta película de acción, y como no, de violencia, estaba marcada por la insolencia de un cambio generacional contra el orden establecido. Era un fiel reflejo de la sociedad, acertada en cuanto a los distintos tipos de violencia que existían.

La película en sí no llamó tanto la atención en las salas del lado occidental del mundo, enfocado en otros temas, en su violencia. Las películas japonesas tenían un nicho bastante marcado en personas que ya sabían de ellas o que fervientemente las buscábamos en lugares de congregación fanática. Sin embargo, luego de su estreno y pasados unos 13 años, fue comparada con otra película de acción, que sí rompió la taquilla y que se consideraba prácticamente un reflejo de la misma. Me refiero a "Los Juegos del Hambre".

"Battle Royale", sin embargo, tiene un tema y una narrativa totalmente enfocada en la acción y un porqué más profundo.

La sociedad japonesa ha avanzado, pero los valores de los jóvenes, pendientes de los juegos, series de anime y sexo, han caído cada vez más bajo en la tradicional enseñanza de esta cultura. Es entonces, debido a los maltratos de los jóvenes a los profesores y su negativa a aprender, que el gobierno, sumado a una brutal tasa de desempleo y una delincuencia juvenil en alza, toma una decisión y manda a anualmente elegir una clase donde los estudiantes serán llevados al exterminio luchando entre sí, hasta que quede uno. Si después de tres días aún no hay un ganador definitivo, todos morirán.

Es bajo esta premisa que el protagonista de la película vive con su curso un viaje que al principio parece de placer. El profesor Kitano los lleva a un túnel y son gaseados para despertar con collares con bombas en el cuello. El pasivo profesor ahora se ha vuelto un brutal mandatario y les explica las reglas del juego. Allí se lanzan a combatir entre ellos, formando alianzas, venganzas y usando todo tipo de estrategia, luchando de la manera más cruel, con sartenes, cuchillos y computadoras. El protagonista entonces entenderá realmente qué es lo que busca esta batalla real y logrará o no sobrevivir, pero para eso, mejor verla.

Pero, ¿qué hace a esta película tan interesante? La acción no deja en ningún momento de estar presente. Los instintos básicos del ser humano, las necesidades y carencias se reflejan en un dantesco infierno donde cada alma será puesta a prueba.

Eso podría ser la capa principal que la gente percibe, y siente como una forma de pasar el rato con acción. Pero en una capa secundaria tenemos un drama clásico en una epopeya de acción moderna. El clásico amor prohibido, los amantes destinados a morir (Romeo y Julieta), vuelven a tomar encarnación pero esta vez luchando por sus vidas contra quienes siguen el juego y quienes no. Esa segunda capa podría ser considerada como el plato que sustenta la comida, pero no es más que una capa de la historia. El polvo que sazona la narrativa es la política de las relaciones de los jóvenes, cómo la sociedad se vuelve a formar desde lo básico y esto se refleja en las acciones de jóvenes que combaten contra un sistema que los ha hecho ser víctimas y victimarios de una sociedad que no está preparada para el nuevo mundo. Es entonces cuando el plato sale a la luz y vemos cómo "Battle Royale" es un reflejo de sus tiempos: la violencia, la acción que busca el cambio y lo hace con la dicotomía de lo nuevo versus lo viejo, la clásica lucha entre el cambio y mantener la tradición.

Fukasaku nos muestra entonces en su cruda visión un reflejo de lo vivido en la Segunda Guerra Mundial, donde como niño fue obligado a trabajar en un campo de municiones. Nos muestra con esta narrativa su vivencia cuando esta fue atacada y los niños se apilaron para tratar de sobrevivir entre ellos. Esto lo muestra con esta rebelión de los niños, por la cual sería criticado y le preguntaron si lo que hacía era una advertencia o un consejo para los jóvenes, a lo que respondió: ambos. Su odio por los adultos quedaba explícito entonces en las horas de cine.

La película entonces viviría su propio drama y por qué era más fácil encontrarla en nichos que en salas de cine. Fue censurada en Japón como un acto de violencia, generando una reacción similar a la de "La Naranja Mecánica" en el '75 en Gran Bretaña, pero en el lado del sol naciente. Allí se testeó su proyección en EE.UU y nuevamente fue censurada por su parecido a Columbine. La película fue guardada con celo, censurada en otros lados, saliendo a la luz de vez en cuando y marcando a jóvenes en maneras que la censura no entendía. Un cuento que nos decía tener cuidado y respetar, que finalmente tras la década de violencia, vio la luz.

"Battle Royale" es una obra que es necesario ver para juzgar. Puedes leer sobre ella y no entender el porqué, puede sonar simple, pero la acción y crudeza de esa acción nos lleva a pensar en nosotros, dónde estamos y qué hacemos por la sociedad. Ha pasado el tiempo y hemos visto cosas peores, más violentas y aun así, la juventud resonará en esta película.

Recomiendo verla y sentirla y quizá de esa manera los horrores puedan desaparecer.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

13
0
2