undefined_peliplat

Parthenope: la segunda edición de La grande bellezza

Póster de Parthenope

Parthenope es una sirena de la antigua mitología griega. En el folklore antiguo, las sirenas eran ninfas marinas hermosas que se convirtieron en criaturas malévolas. Con su aspecto encantador y su voz cautivadora, atraían a los marineros, provocando que sus barcos naufragaran en las aguas plagadas de arrecifes. Luego, los poetas romanos, quienes heredaron y siguieron desarrollando la cultura de la antigua civilización griega, comenzaron a escribir sobre estas sirenas que se encontraban en la bahía de Nápoles, alrededor de la isla de Capri. Este lugar, que está cerca de la ciudad de Nápoles, al sur de Italia, es la ciudad natal de un reconocido director contemporáneo llamado Paolo Sorrentino.

La nueva película de Sorrentino, Parthenope, que se estrenó en el Festival de Cine de Cannes de 2024, está ambientada en 1950. Al principio de la película, una joven madre rica da a luz a una niña en las cálidas aguas marinas con la ayuda de sus criadas frente a una villa lujosa con vista a la tranquila bahía de Nápoles y a toda la ciudad. Vemos al alcalde y padre, apoyado contra un carruaje dorado que habían traído del Palacio de Versalles, contemplando las rocas donde se dice que se suelen sentar las sirenas mientras cantan. Emocionado, llama a su hija recién nacida Parthenope.

Foto de Parthenope

Avanzamos rápidamente hasta 1968 y vemos que Parthenope de 18 años se ha vuelto la sirena más seductora de la bahía de Nápoles. Con un vestido blanco parecido al de una diosa griega, camina hacia la terraza y el equipo de remo, que entrena en las aguas azules debajo, mira hacia arriba y fija su mirada en la nueva diosa coronada de la ciudad. Durante una cena familiar, coquetea con su hermano mayor mientras le lanza miradas seductoras a un hombre joven que está sentado en los escalones de piedra. "Ese es uno de los novios de Parthenope", dice su padre, con pleno conocimiento de los encantos de su hija. Ella se sienta desnuda en el carruaje dorado que tiene las ventanas cubiertas por cortinas claras. El hijo del mayordomo de toda la vida de la familia, que creció con ella, se acerca silenciosamente y le pregunta: "¿puedo entrar?".

"Ahora no", responde Parthenope. Ella es plenamente consciente de su propio atractivo sexual y sabe cómo usarlo para cautivar y controlar a todos los hombres que están alrededor suyo. Sabe desenvolverse fácilmente entre jóvenes atractivos y mayores adinerados y a su vez es una "súper estudiante": tiene una profunda curiosidad y sed de conocimiento del mundo. En su primer año universitario, sobresalió en filosofía, psicología y sociología y, poco a poco, empezó a interesarse en la antropología. Quizás, podría usar a todos los hombres alrededor suyo como objetos de investigación en su estudio antropológico de campo. Sin embargo, a pesar de su curiosidad, aún no ha recibido de sus profesores una respuesta satisfactoria a la definición de la antropología.

Para Parthenope, el concepto de la conquista es innecesario. En cualquier contexto, cada hombre (mientras no sea homosexual), no puede evitar sentir atracción por ella y, como coquetea de una forma amable, nunca perciben su desinterés. Estos hombres desean saber qué pasa por su mente. De todas formas, un escritor británico llamado John Cheever (interpretado por Gary Oldman), que vive temporalmente en Nápoles, quizás sea el primer hombre que no quiere tener una relación con Parthenope. En la película, lo retratan como un homosexual que no ha salido del clóset. Incluso, él rechaza la invitación que le hace la diosa de Parthenope de salir a caminar, diciendo: "no quiero tomar ni un solo minuto de tu juventud". Observando la emoción y el dolor de los jóvenes hermosos de la isla de Capri, continúa escribiendo su novela.

Parthenope y John Cheever

Sorrentino, conocido por su obsesión con la belleza y el deseo, la riqueza y el vacío, pretende claramente usar la imaginación de un hombre de mediana edad para retratar a una mujer que es extraordinariamente hermosa y sumamente inteligente a la vez. Además, quiere explorar su destino, sus logros y descubrir a quién puede herir. A tal efecto, la vida de la diosa se centra en la cima de su encanto durante sus veinte y treinta años.

En su película del 2013, La grande bellezza,una carta de amor visual para la eterna ciudad de Roma, Sorrentino lleva la estética del poder y la noción del vacío definitivo de la vida a su cenit. Al igual que la riqueza y la política, la belleza y la inteligencia pueden ejercer un poder dominante. Por lo tanto, Parthenope se puede ver como la segunda edición de La grande bellezza, pero esta vez el enfoque no está puesto en una ciudad, sino en una mujer hermosa. En este sentido, se la puede considerar como un estudio antropológico de campo de La grande bellezza.

Foto de Parthenope

El profesor universitario de Parthenope la invita a que sea su ayudante de clase y la tranquiliza diciéndole: "Enseñar es sencillo, simplemente tienes que estar una clase adelantada a tus alumnos. Lo dijo Billy Wilder, un antropólogo". Con esto, el profesor le ofrece a Parthenope otra respuesta a su pregunta: "¿Qué es la antropología?".

Después de que Parthenope se estrenó, muchos espectadores no quedaron impresionados por la película y sintieron que Sorrentino no hizo otra cosa que ser repetitivo. Pensaron que, a lo sumo, le estaba dando un toque más juvenil al nihilismo. De todas formas, como amante del cine y espectador que la volvió a ver, creo que como ya creó la ciudadela de La grande bellezza y creó gente hermosa nihilista que espera la muerte, no hay necesidad de que busque reinventarse. Como el final de La grande bellezza, donde una toma prolongada del paisaje del río Tíber en Roma permanece en la pantalla durante más de 10 minutos, también estoy dispuesto a quedarme extasiado ante la belleza atemporal de Parthenope durante tanto tiempo, aunque digan que es una "mirada masculina".

Foto de Parthenope

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

9
1
3