undefined_peliplat

El humano es realmente un animal?

Algunos creen que nuestra especie proviene de miles de años de evolución, que fuimos monos en algún momento. Otros piensan que fuimos creados por Dios, a su imagen y semejanza.

A pesar de cómo nos hayan criado, lo que nos hayan enseñado, dependiendo del lugar del mundo en que hayamos crecido y de nuestra cultura o costumbres, todos tenemos el derecho de creer lo que mejor nos parezca, por lo que la respuesta a lo primero es subjetiva y tal vez nunca haya una respuesta definitiva.

Nadie tiene la verdad absoluta en sus manos, esa es la realidad. Tenemos convicciones de vida o la fe. A algunos les sirve, a otros no tanto.

La vida de Pi (2012), que es el título más fiel al original, nos muestra un viaje espiritual e intrapersonal a través de los ojos de Pi, nuestro protagonista indio interpretado por un gran actor primerizo Shuraj Sharma, el cual pasa por experiencias que nadie debería vivir nunca y que casi nadie tiene la oportunidad de contar.

El filme está lleno de hermosos planos de todo tipo y de colores fantásticos, y nos muestra, entre otras cosas, como el humano puede comportarse igual o peor que un animal salvaje. Al igual que si miras profundamente a los ojos de un animal puedes ver su alma.

Y que lo queramos o no, todos tenemos una parte salvaje dentro que no queremos exteriorizar, pero que a al mismo tiempo es también necesaria para recordarnos lo primitivos que somos como especie y que nos ayuda a confrontarnos en situaciones de peligro.

En situaciones de riesgo podemos ser capaces de adaptarnos a casi cualquier cosa que pudiera ser impensable en el mundo cotidiano. En una situación extrema podemos sacar lo mejor y/o lo peor de nosotros mismos.

Y en el viaje de Pi, nuestro protagonista se va conociendo a si mismo, espiritualmente: que le ayuda a hacer las pases con lo que le ha pasado. Así también como su propio lado salvaje le da la valentía y la fuerza para mantenerse con vida en una situación extrema.

Hay veces que en el día a día vemos como personas se tratan como animales, en la escuela, en el trabajo o en la calle. A veces nosotros mismos, en nuestro hogar, con las personas que convivimos. ¿Es acaso parte de nuestra naturaleza actuar como animales salvajes? ¿Que tan civilizados realmente somos? ¿Y dependiendo de qué condiciones?.

¿Que herramientas usar cuando has perdido todo lo que conoces? ¿Tal vez la religión? ¿Las convicciones? ¿Que hacer cuando no tienes a nadie alrededor? Cuando te sientes náufrago y a la deriva. Cuando has suplicado a Dios que te lleve con tu sufrimiento y no obtienes ninguna respuesta.

¿En qué creer? ¿A qué aferrarte? ¿Que tiene sentido cuando ya no están tus familiares ni amigos? ¿Cuando ya no existe ni la ciudad ni la tecnología? ¿Cuánto puede durar tu fe en un momento de desesperación prolongada?…

¿Seguir viviendo solo porque el instinto primitivo y salvaje te lo exige o acaso si hay algo más allá que te empuja a seguir adelante?.

Recomiendo ver esta película con la mente abierta, hay mucho más en ella de lo que está a simple vista, sin duda una gran historia que además está basada en hechos reales. Hay 2 formas de entender La vida de Pi, y depende de ti, cual quieres creer.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

12
1
1