undefined_peliplat

"Arrival" o la representación de un amor maduro en el cine.

Spoilers

Dirigida por Denis Villeneuve y estrenada en 2016, “Arrival” es una película en esencia polisémica, pues se puede interpretar desde la importancia del lenguaje en la cultura y la humanidad, la excelente representación de una vida inteligente mas avanzada que nosotros, hasta explorar de manera critica la idiosincrasia bélica que nos caracteriza mundialmente, sin embargo, un análisis poco explorado e infravalorado es la relación que construyen (o que ya estaba construida) los protagonistas del metraje.

Soledad.

Para hablar de amor es necesario recurrir a un problema filosófico y ontológico propio del ser humano, que ha trascendido generaciones y culturas a través de los años, el problema de la soledad.

El ser humano es un ser en esencia, solo, se encuentra separado de algo, pero no sabe que, no entiende como encontrar respuesta y solución a su sentimiento de soledad, debido a este dilema se han intentado miles de soluciones improvisadas que solo calman de manera momentánea ese sentimiento tan abrumador.

Desde la adoración de ídolos religiosos hasta famosos de la farándula, el ser humano cree que la manera mas eficaz de superar su soledad con el mundo es invocando toda su energía hacia un objeto exterior para así olvidarse por un momento de la instancia dolorosa que lo acontece.

“La vivencia de la separatidad provoca angustia; es, por cierto, la fuente de toda angustia. Estar separado significa estar aislado, sin posibilidad alguna para utilizar mis poderes humanos. De ahí que estar separado signifique estar desvalido, ser incapaz de aferrar el mundo” - Erich Fromm.

La solución de este problema aparentemente irresoluble parece estar mas cerca de nosotros de lo que creemos, es en sustancia: el amor, un amor que trascienda la relación con el otro, que permita al hombre fundirse con otra parte de la humanidad, solo así podrá compartir su realidad con otro ser en condición de soledad.

“Ese deseo de fusión interpersonal es el impulso más poderoso que existe en el hombre. Constituye su pasión más fundamental, la fuerza que sostiene a la raza humana, al clan, a la familia y a la sociedad. La incapacidad para alcanzarlo significa insania o destrucción —de sí mismo o de los demás—. Sin amor, la humanidad no podría existir un día más.” - Erich Fromm.

Es entonces la respuesta al dilema solitario el amor hacia al otro y hacia si mismo, solo el amor podrá salvarnos en gran medida de la desesperanza propia de la existencia.

Este amor debe ser un amor maduro, es decir, aunque las dos almas estén fundidas en un solo ente deben conservar su independencia y su individualidad, sí esta condición se ve afectada pasara a ser un amor inmaduro que no lograra conciliar la soledad en ninguno de los dos individuos vinculados.

Aunque se explora poco en la dinámica amorosa entre Louise, la lingüista experimentada e Ian uno de los mejores científicos de su campo, sabemos en las vísperas del final del metraje que terminan en una relación marital con una hija la cual es parte fundamental en la historia.

Esta relación esta unida indiscutiblemente desde una polaridad opuesta, por una parte se pertenece a una rama mas social del conocimiento como lo es el lenguaje compuesto de subjetividades que un campo como la física no podría si quiera imaginarse y por otra parte sus rasgos de personalidad parecen no encontrarse por lo menos en las primeras fases de la historia.

Al adentrarnos mas en la trama vemos como se van uniendo por una causa en común, lograr un contacto entre la civilización extraña y el mundo, de alguna manera logran congeniar tan bien que es como si en otra vida hubiesen tenido algún tipo de contacto, eventualmente y debido a la naturaleza atemporal del lenguaje extraterrestre descubrimos que a Louise se le otorga la capacidad de “conocer el futuro, el pasado y el presente” y así, entre otros descubrimientos importantes para la trama, visualiza su futuro con Ian, un futuro que esta caracterizado por amor, ternura, apoyo, discusiones e incluso tristeza, al fin y al cabo cualidades que componen cualquier tipo de relación interpersonal.

Louise al conocer de primera mano todo esto decide enfrentarlo, decide vivir el momento presente siendo mas consiente de su entorno y sus relaciones como vemos reflejado específicamente en su vida “futura” acompañada de Ian; en este punto sabemos que ella vive un profundo dolor acompañado de desesperanza producto del fallecimiento de su hija, sentimiento que la ha acompañado gran parte de su vida de tal manera que ya hace parte del paisaje cotidiano, es aquí donde podríamos hablar de una vía de encuentro entre el problema de la soledad y la protagonista Louise.

Es necesario entonces preguntarse, ¿El amor merece vivirse en este contexto? la respuesta nos la muestra el propio filme, y lo hace de una manera poética e inefable, representando la definición de un amor maduro en una época contemporánea, un amor en el que se funden dos almas pero se conservan sus individualidades, un amor que no espera nada a cambio y solo sabe dar, un amor que se resiste a ser una mercancía que aporte en términos económicos o sociales como se ve hoy en día en una sociedad capitalista, un amor que definitivamente y a pesar de saber absolutamente todo de el, merece ser vivido

“I forgot how good it felt to be held by you”

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

10
0
2