undefined_peliplat

Mi maestro el pulpo. Un llamado de sirenas (2020)

Spoilers

Esta película sudafricana ganadora de varios premios, entre ellos el Oscar a mejor documental (2021) narra la historia del cineasta Craig Foster, que en plena crisis existencial, entabla un especial vínculo con un pulpo hembra que habita en un bosque de algas, en lo que se llama el Cabo de las tormentas, en las costas de Sudáfrica.

Contada en primera persona y alternando el tiempo presente con el del bosque en pasado, Foster desde el inicio nos abre la puerta a su mundo interior con añoranzas de la infancia, en contacto con el mar y la naturaleza. Rápidamente aparece en su discurso el relato de una crisis existencial. Como llamado por algo mas poderoso que él se zambulle en el mar, en el bosque de algas.

Un mundo lleno de colores, de criaturas increíbles, de algas enormes como arbustos que se mueven como bailando. Un universo psicodélico e hipnótico que enseguida nos lleva a su propio ritmo y al de sus habitantes.

En este escenario que no podemos dejar de mirar Foster se encontrará con el otro protagonista de esta historia. Un pulpo hembra a la que no le pone nombre pero siempre la nombrara como ella.

La historia comienza cuando el pulpo capta su atención un día y decide seguirla. La vemos moverse, caminar, ocultarse, cambiar de forma, de color y como al principio se asusta de él y se esconde. Al cabo de unos días ella comienza a acercarse a él y cuando le extiende uno de sus brazos, le toca la mano y comienza a asomarse algo mágico. La película cambia. El mismo lo dice, algo pasa cuando un animal hace contacto. Y sí que aquí pasa… La historia entre ellos nos atrapará y conmoverá hasta el final.

A partir de allí se despliega un mundo mágico que iremos descubriendo a través de la relación de ellos dos. Un lugar lleno de magia que es fotografiado con un gusto exquisito, que nos transporta y nos llena de sensaciones de otros mundos. Hay mucha poesía en las imágenes del bosque con su asombrosa diversidad (sí que es un universo aparte), así como en la interacción de ellos cuando son captados en momentos de conexión.

El espacio que se construye a través de la cámara y el montaje se entiende. En la escena en el que el tiburón la sigue lo vemos muy bien, entendemos el lugar. También cuando ella persigue y caza a un cangrejo por ejemplo. Cuando están los dos juntos pero en planos separados hasta parece que coinciden las miradas como en una puesta entre dos actores.

El espacio sonoro por otra parte está lleno de sutilezas, escuchamos los ruiditos del bosque tan calmos y diferentes al del mundo terrestre. La música además de hermosa está presente donde tiene que estar en momentos dramáticos y de tensión.

Todos estos aspectos dan como resultado una película hermosa visualmente y que narra el vínculo de manera muy verosímil, pero aquí pasa algo más, que es fundamental: La historia tiene verdad.

Lo que sucede no es solo producto del montaje. Cuando ella está en el pecho de él, cuando nadan juntos, cuando está en sus manos, cuando estira los brazos, cuando la lastiman y yace herida. Tengo la certeza de que aunque solo estuviesen captados en modo registro, conmoverían con la misma intensidad. Es una historia que existe por sí misma y ahí está su valor, es el alma de la película. Uno puede percibir la emoción en el encuentro en el tiempo presente y también lo contado por Foster desde su recuerdo. Hay verdad también en él. Hay algo mágico al verla que no tiene mucha explicación. Se pueden desglosar una y otra vez las bondades de la hechura pero algo invisible la recorre y la hace especial.

Es linda la sensación que genera el verlo a él transformado por su historia y verlo junto a su hijo en contacto con la naturaleza. No puedo dejar de pensar en la analogía entre el mar y el inconsciente como lo que es desconocido para los seres humanos y ese llamado urgente que siente él por ir hacia allí, como un llamado de sirenas inevitable. Y ese llamado tiene buen fin.

Que sensación de misterio queda en el aire, pero con la certeza de que las emociones, inteligencia y sentimientos no pertenecen solo a nosotros seres humanos.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

2
0
0