undefined_peliplat

¿Cómo sería la banda sonora de tu vida?

- Hola ¿Cómo estás?

- Bien, acabo de ver una película

- ¿Cuál?

- Ángeles Inesperados

- ¿Y? ¿Qué tal?

- Está bien, está basada en una historia real, fue linda, esperanzadora pero demasiado melodramática.

Después de enviar ese mensaje me quedé pensando precisamente en esa palabra que utilicé sin pensar demasiado: “melodramática”. ¿Está ahí el problema?, ¿es la música la que en cierto punto molesta en el desarrollo de la trama?.

El término "melodramático" proviene del francés "mélodramatique," que a su vez se deriva del griego "melos" (música) y "drama" (acción). Originalmente, el término "melodrama" se refería a una obra teatral en la que se combinaban música y acción dramática. Surgió en la segunda mitad del siglo XVIII. Las obras de este género se caracterizaban por tener una narrativa simplista y emocionalmente exagerada, a menudo acompañada de música que intensificaba los sentimientos y las situaciones presentadas.

Ángeles Inesperados es una conmovedora película basada en hechos reales, que nos transporta a un pequeño pueblo de Kentucky a mediados de los años noventa. La historia sigue a Sharon Stevens, interpretada de forma estupenda por Hilary Swank, una mujer cuya vida está sumida en el caos, con problemas personales y adicta al alcohol.

Sharon se desempeña como peluquera en un pequeño local del pueblo junto a su mejor amiga quien continuamente la motiva a buscar ayuda. Sin embargo, no es hasta que conoce la historia de la familia Schmitt, que encuentra un propósito para cambiar su vida. Ed Schmitt acaba de perder a su esposa y está luchando por la salud de su hija menor, quien necesita urgentemente un trasplante de hígado.

Por alguna razón la situación de la niña conmueve a Sharon y decide ayudar a Ed, que está sumido en deudas hospitalarias, no sólo de la pequeña niña sino las que quedaron pendientes de la enfermedad de su esposa.

La elección de Hilary Swank para interpretar el papel de Sharon Stevens es, sin lugar a dudas, uno de los aciertos de la película. Swank alcanzó la fama con su papel en "Boys Don't Cry" (1999), donde interpretó a Brandon Teena, un joven transgénero, que adopta su identidad masculina y logra encontrarse a sí mismo, pero acaba siendo víctima de un crimen brutal de odio a manos de dos ex-convictos. Su actuación fue aclamada por la crítica y le valió su primer Premio de la Academia como Mejor Actriz.

Su segundo Oscar fue por "Million Dollar Baby" (2004), dirigida por Clint Eastwood, donde interpretó a Maggie Fitzgerald, una camarera de 31 años, cuyo sueño es ser boxeadora profesional y está decidida a triunfar a pesar de las adversidades.

En Ángeles Inesperados logra capturar con gran sensibilidad y autenticidad la evolución de Sharon, desde su lucha personal hasta la transformación en una figura de apoyo crucial para Ed y su familia. Su capacidad para transmitir emociones hacen que esta actuación sea creíble.

Sin embargo, hay un aspecto técnico que necesita ser observado y es el recurrente uso de la música dramática en la película.

Si bien la banda sonora busca intensificar el suceso y resaltar los momentos más emotivos, en algunos casos, se siente como un recurso excesivamente manipulador.

La historia, ya es de por sí suficientemente poderosa y desgarradora, y la música en la mayoría de las escenas parece subestimar la capacidad del espectador para sentir y conectar con la trama.

El relato de la película se sostiene con fuerza por sí solo. Ciertamente la realidad dura y cruda de los problemas médicos y financieros enfrentados por la familia Schmitt no requiere una amplificación musical para conmover al público.

La lucha de Ed Schmitt, interpretado con gran humanidad por Alan Ritchson, y la generosidad y obstinación de Sharon son elementos que ya brindan una profundidad emocional genuina a la película.

Como espectadora siento que en algunos momentos del filme, menos podría haber sido más, el silencio hubiese permitido que las actuaciones y la narrativa natural tuvieran el protagonismo.

A pesar de que el uso de la música podría haberse manejado con más sutileza, no significa que la narrativa pierda su fuerza y su impacto. La película nos recuerda la capacidad de los seres humanos para encontrar esperanza y propósito en las circunstancias más difíciles, y en ese sentido, cumple con creces su objetivo de conmover y hacer reflexionar al espectador.

Tras la realización de la cinta está Jon Gunn, conocido por su trabajo en la industria del cine independiente cristiano. Este género se enfoca en producir películas con valores y mensajes espirituales, pero Ángeles Inesperados no es una película de adoctrinamiento, sino de fe.

Gunn ha estado vinculado a este tipo de cine como productor, guionista o director en varios títulos inspiradores como “Todo por mi hijo" (Like dandelion dust), donde abordaba el tema de la adopción y los derechos de sangre a través de la disputa entre dos familias por la custodia de un niño, enfocándose en un mensaje humanista y planteando una interrogante muy valedera ¿qué haríamos nosotros en esta situación?

En este nuevo largometraje, Gunn retoma la temática familiar con el apoyo en la producción de Andrew Erwin y su hermano Jon. Los hermanos Erwin han perfeccionado su enfoque en proyectos que, aunque basados en la fe, están diseñados para atraer a públicos amplios. Han demostrado que es posible hacer películas con fundamentos espirituales sin que estas pierdan su atractivo general y hacer reflexionar al espectador, independientemente de sus creencias religiosas.

Una de las lineas argumentales que esta historia me hizo reflexionar es como en numerosas ocasiones, parecería que Dios (o como lo llames) decide ensañarse con ciertas personas o familias, sometiéndolas a pruebas y sufrimientos que se sienten insuperables. Estas adversidades pueden manifestarse en forma de enfermedades, pérdidas, dificultades económicas, y un sin fin de desgracias, generando un profundo sentimiento de injusticia y desolación. Sin embargo, en medio de estos obstáculos, también se observa que, paradójicamente, se presentan las herramientas necesarias para superar estos desafíos. A veces la fortaleza interna, la unión familiar, la fe, la resiliencia o los desconocidos que se cruzan en el camino surgen como recursos que permiten no solo sobrellevar los momentos difíciles, sino también crecer y fortalecerse a través de ellos. Esta dualidad de sufrimiento y superación sugiere una dimensión compleja de la experiencia humana, donde el dolor y la esperanza se entrelazan, permitiendo a las familias descubrir su verdadero potencial y capacidad de resistencia.

En una entrevista para Los Angeles Times Hilary Swank dijo: “Yo creo que hay bondad en la gente, y que sólo vamos por un mal camino debido a las inseguridades y el miedo que existe ante las diferencias. Ahora, más que nunca, necesitamos ver historias de gente que hace el bien y que comparte la bondad que lleva dentro de sus corazones. Tener una película que nos haga sentir bien en estos tiempos oscuros es un gran recordatorio”.

Más allá de mis comentarios sobre la banda sonora, la película nos deja un lindo y esperanzador mensaje de generosidad y compasión, recordándonos que, incluso en tiempos oscuros, hay luz y empatía en el corazón humano.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

2
0
0