undefined_peliplat

Tres comedias mudas imperdibles

Charlie Chaplin, Harold Lloyd y Buster Keaton son los tres grandes referentes de la comedia y el cine mudo. Por eso hoy vamos a hablar de tres películas de estos grandes actores.

La primera es Modern Times (1936) de Charlie Chaplin. Un clásico entre tantos otros de Chaplin y una de sus más grandes películas (aunque es difícil elegir una).

La película sigue a Charlie Chaplin, un obrero que se enfrenta a una sociedad moderna e industrial, mientras se enamora e intenta ayudar a una mujer sin hogar. Entre gags y gags Chaplin realiza una maravillosa crítica a la sociedad, a la industria, las condiciones de los obreros y los tiempos “modernos”. Todo esto lo logra sin ningún diálogo y con mucho humor de por medio. Aunque tenga 88 años, la crítica que se presenta sigue siendo actual y el humor sigue funcionando. Hay escenas que hasta el día de hoy son increíbles, por nombrar una entre tantas: cuando patina en la tienda de juguetes y siempre está a punto de caer al vacío.

Otro punto fuerte es el carisma que desprende Chaplin con su expresión corporal y su vestuario, como en todas sus películas, haciendo muy fácil conectar con el personaje sin decir ni una palabra. Aunque es una comedia muda, en varias escenas se pueden escuchar sonidos, incluso es la primera película en la que se escucha la voz de Chaplin. Esto sucede al final, cuando canta en un cabaret la canción Je cherche après Titine mezclando varios idiomas, creando así una escena muy divertida y memorable. Es así como una película perfecta, tiene un final perfecto, simpático y esperanzador.

La siguiente comedia es The general (1926) de Buster Keaton y Clyde Bruckman. Aunque Buster Keaton no sea tan reconocido como Chaplin, para muchos es el creador del subgénero del slapstick (comedia física) o comedia de gags. Aunque realmente los antecedentes de este subgénero, como de muchos otros, se encuentran en un corto de los hermanos Lumière: L'arroseur arrosé (1895). Las películas de Keaton son reconocidas por las grandes escenas de comedia física, donde no usaba doble de riesgo y arriesgaba su vida por realizar gags bastante peligrosos. Por ejemplo, como cuando en Steamboat Bill, Jr. (1928) se queda parado mientras una pared de una casa cae encima de él, saliendo ileso a través de una ventana. Los padres de Keaton trabajaban en una compañía teatral, fue ahí donde Buster se crió, creció y desarrolló las habilidades acrobáticas que demostró a lo largo de su filmografía. Un dato curioso sobre su apodo “buster” es que se lo dio el ilusionista Harry Houdini cuando el joven actor cayó por unas escaleras y no se lastimó.

The general trata sobre un maquinista que se ve involucrado en la Guerra de Secesión cuando un grupo del norte secuestra su tren llamado "The General" para infiltrarse entre sus enemigos. Al secuestrar el tren también secuestran a la novia del protagonista Johnny Gray (Buster Keaton), quien se verá obligado a recuperar su tren y su novia.

Es una película increíble en su totalidad. Keaton utilizó un tren real, haciendo que los efectos visuales están a otro nivel y haciendo difícil de creer al espectador lo que está viendo. Cuando hoy en día los efectos visuales parecen estar cada vez peor y el CGI es cada vez más común, Keaton hace parecer que utilizar un tren a toda marcha mientras camina por o cuelga de él sea muy fácil y un juego de niños.

The general sigue siendo una película increíble hasta hoy en día, casi 100 años después de su estreno. La comedia física de Keaton está desatada, los gags son graciosísimos y los efectos visuales están muy avanzados para la época en la que se estrenó. Esta fue una de las últimas películas en las que Keaton tuvo control absoluto. En 1928, la productora Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) adquirió la productora Buster Keaton Production. Sus películas ya no fueron las mismas, y el final de su carrera quedó en el olvido. Es por esto que me pareció importante hablar un poco más de su figura, siendo ignorado y olvidado injustamente, debido a que en mi opinión es uno de los grandes referentes del cine mudo y las comedias.

Por último tenemos a Safety last! (1923) de Fred C. Newmeyer y Sam Taylor. Esta es una de las comedias mudas más conocidas, sobre todo por la icónica y memorable escena donde vemos a Harold Lloyd sostenido de un reloj en lo alto de un edificio.

En esta película, el protagonista Harold Lloyd se está por casar y viaja a la ciudad para ganar más dinero. A Lloyd no le va como esperaba trabajando en la ciudad, y en un acto desesperado por ganar más dinero termina trepando un edificio.

Si los gags de Keaton eran sorprendentes en The general, aquí Lloyd está a otro nivel, realizando estos todo el tiempo sin volverse repetitivos y siendo muy originales. La parte en la que escala el edificio es increíble, manteniendo la tensión y el humor durante toda la secuencia. Desde un comienzo, la película juega con la perspectiva, mostrando una escena con sombras que hace pensar algo totalmente diferente a lo que finalmente muestran. Es interesante ver cómo utilizan la perspectiva detrás de escena también, antes de que existiera el CGI.

Estas tres películas tienen varias cosas en común, lo primero es la originalidad y lo divertidas que son hasta hoy en día. Las tres son un clásico del humor y del cine mudo, además de ser interesantes y mantener una crítica social. Por último, cuando se terminan de ver dan ganas de buscar cómo fue que se hizo, cómo utilizaban los recursos que existían y la perspectiva. Estas películas son tan buenas que hasta el detrás de cámaras es muy interesante también.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

3
0
1