undefined_peliplat

Llevando el original a otro nivel: Mamma Mia 2

Uno de mis primeros artículos en Peliplat fue sobre Mamma Mia! Una y otra vez, y con razón: es una película espectacular. Y lo que es más importante, es uno de los raros casos en los que una secuela no decepciona ni iguala a la película original, sino que es MUCHO mejor. Los críticos de Rotten Tomatoes valoran la secuela casi un 25% más, y aunque yo sólo vi la original una vez, suelo ver Mamma Mia 2 al menos un par de veces al año. Entonces, ¿cuál es exactamente el secreto del éxito de la secuela? Fácil: corregir los defectos de la Mamma Mia original y resaltar al mismo tiempo lo que la convirtió en un clásico.

No es difícil ver lo que la película original hizo bien. Tomó un tonto musical de Broadway basado en canciones de ABBA y no intentó convertirlo en nada más de lo que era: un sueño febril de ABBA. La película irradia alegría, en gran parte gracias al brillante reparto. Meryl Streep, Amanda Seyfried, Pierce Brosnan y Colin Firth dotan a la película de la fuerza suficiente para evitar que se convierta en una broma. Al mismo tiempo, sin embargo, ver a actores tan serios soltarse eleva el tono y ayuda a meterse en la diversión.

La amo por ellos.

Los creadores de Mamma Mia! Una y otra vez no se limitaron a reconocer estos puntos fuertes, sino que se basaron en ellos. Apostaron fuerte, mantuvieron el mismo reparto y la misma energía estridente que en la primera película, a pesar de que muchos criticaron la original por ser demasiado "exagerada y excéntrica". Al hacerlo, no sólo mantuvieron la vibra que hizo que la gente se enamorara de la película, sino que también le dieron a la película una sensación de nostalgia y una nueva capa emocional reforzada por el contraste entre las versiones jóvenes y viejas de los queridos personajes.

La complejidad emocional también se profundizó, ya que Mamma Mia 2 mantiene el tema del amor familiar de la primera película, pero ahonda en cuestiones más oscuras, como el duelo. Todo esto se equilibra cuidadosamente con la diversión sin sentido que hizo de Mamma Mia lo que es, desde su imposiblemente alegre y animada representación de Grecia hasta la introducción de nuevos personajes que parecen existir sólo para ser tan ridículos como sorprendentes.

No voy a spoilear nada por las dudas de que aún no hayas visto la peli, pero sí, hablo del personaje de Cher.

A pesar de que Mamma Mia 2 elevó lo que funcionaba en la primera película, se habría quedado corta si no hubiera corregido algunos fallos importantes que existían en la primera. Uno de los cambios más importantes, si no el mayor, fue reconocer las partes en las que el talento brillaba… y las partes en las que no. Sé tan bien como cualquiera que Meryl Streep es una actriz fenomenal, y Pierce Brosnan tampoco está nada mal. Pero el canto, puede que no sea su fuerte. Aunque algunos apreciaron el "realismo" de las voces de la primera película, muchos otros (entre los que me incluyo) no pudieron evitar avergonzarse de lo desafinadas que estaban algunas de las canciones.

Dado que se trata de un musical de cine y que se utilizan clásicos, hay una expectativa de calidad que no se cumplió en la primera película. Mamma Mia 2 evita hábilmente repetir los mismos errores relegando a los menos dotados musicalmente papeles más emotivos. Esto no sólo salva nuestros oídos, sino que también da más peso a los momentos emotivos, ya que proporcionan momentos de tranquilidad o una única actuación cruda que contrasta con el resto del tono de la película y hace que todo el conjunto sea divertido pero con significado.

El canto en esta escena no es genial, pero por suerte, no es por lo que lloro cada vez que la veo.

Esos momentos emotivos también sirven a otro propósito: dar más estructura a la trama. A pesar de lo divertida que era Mamma Mia, parecía más bien una serie de canciones con el argumento justo entre ellas para evitar que se desmoronara. Aunque eso es más aceptable para un espectáculo de Broadway con espacio y presupuesto limitados, no se traslada del todo al cine. Mamma Mia! Una y otra vez era una obra original, y esto les dio más libertad a los creadores para elaborar la historia. El resultado es una película que parece un poco menos alucinógena, no sólo con un destino, sino también con una idea clara de cómo llegar a él, e hizo que pudiera alcanzar momentos emocionales más impactantes por el camino.

Mamma Mia 2 es un ejemplo perfecto de cómo hacer una secuela brillante. Considera cuidadosamente los puntos fuertes y débiles de la primera película y los optimiza. Al mismo tiempo, se asegura de preservar la esencia que hizo de la primera película lo que era; mantuvo cuidadosamente el mismo tono y el mismo tema. Aunque haya recaudado menos en los cines, ganó una nueva generación de fans que ni siquiera habían visto la original. Lo único que queda por ver es si dentro de otros diez años podrá volver a conseguirlo, pero teniendo en cuenta lo espectacular que fue la secuela, lo único que me preocupa es que no haya forma de mejorarla.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

64
1
9