undefined_peliplat

Hablemos sobre Hannibal Lecter (AKA: Aníbal el caníbal para nuestros amigos de España)

Spoilers

"Me gusta pensar en mí mismo como en una persona que se ha vuelto fascinante."

Hannibal Lecter

Hoy te quiero hablar sobre ese personaje que podemos catalogar como clásico, que se robó el corazón de muchos y -aunque lo niegues- admiramos un poco en secreto. Antes de que te ofendas, obviamente lo admiramos un poco obviando la parte de que es un caníbal psicópata capaz de ver el mundo arder.

Para mí, Hannibal Lecter es uno de los villanos más encantadores del cine. Tiene una mezcla de sofisticación, inteligencia sobrehumana y lo que le dicen street smarts que es capaz de hacerte dudar de que el cielo es azul.

Pero… La pregunta acá es: ¿Qué lo hace tan encantador?

La película “El silencio de los inocentes” (1991), la cual es la adaptación de la segunda entrega de la trilogía de Thomas Harris. Nos presenta un villano en el que el debate sobre el mal, se hace presente. Hannibal es la maldad hecha persona. Digamos, el tipo come gente. Es un caníbal empaquetado en una personalidad sofisticada, inteligente y con una capacidad de manipulación que va más allá de lo que conocemos.

Recuerda una de las primeras escenas en la que se anticipa el momento en el que Clarice va a conocer a Hannibal, categorizado como una bestia, es más que maravilloso: la entrada de la protagonista al pabellón donde está el personaje, en el que el uso del color y la aparición de los personajes que acompañan a Hannibal, nos dice que es un lugar en el que Clarice no debería estar. Pero, y ahí está lo magnífico del juego que propone Jonathan Demme, a través del uso magnífico del lenguaje cinematográfico, nos da a entender que -los espectadores- vamos al encuentro del demonio.

Una vez, ambos personajes hacen contacto visual por primera vez. Nos encontramos con un plano en el que el juego de luces nos habla de lo siniestro del Dr. Hannibal Lecter; sin embargo, a través de un plano subjetivo vemos que, cuando Clarice mira a Lecter, se trata de una persona que, de entrada, luce normal.¿Saben? ese tipo de persona que no come seres humanos.

A través del juego de planos y contraplanos, simbólicamente vemos cómo Clarice sucumbe ante Hannibal. Pues, el personaje hace gala de su poder al pedirle que se acerque no una sino dos veces. Es decir, deja claro quién lleva las riendas a pesar de encontrarse en un pabellón psiquiátrico.

Escenas como estas, las veremos a lo largo de la película. La tensión entre ambos personajes, que -en el libro- es de carácter sexual, se comprende puesto que la dinámica de poder va cambiando conforme se configura la relación entre ambos.

Pero, regresando al punto inicial… ¿Qué lo hace tan encantador?

Se trata de un personaje fascinante construido para darnos a entender, después de una primera mirada, que el mal es intrínseco al la “calidad" del alma de las personas. Pero, si lo analizamos más a fondo, vamos a ver algunos aspectos interesantes:

  • El personaje de Lecter, se construye con base a una niñez traumática. Cuando los Nazis invaden Lituania, fue obligado a dejar su casa y su idílica existencia.
  • La familia de Hannibal se ve obligada a huir al bosque. Durante un invierno extremo, se vieron en la necesidad de consumir carne humana para sobrevivir.
  • Pero, el verdadero desencadenante del descenso de Lecter al “lado oscuro” es cuando es testigo del asesinato de su hermana Misha a manos de los Nazis.
  • Los abusos físicos y psicológicos que sufrió en el orfanato.

Te cuento esto porque, una mirada más profunda sobre el personaje de Lecter, rompe con la idea tradicional y si se quiere religiosa que tenemos sobre el mal -que es la visión que nos entrega la película-. Pues, entramos en una discusión sobre cómo el ambiente, los traumas y aspectos específicos de la personalidad del individuo, pueden desencadenar la maldad en los seres humanos.

Pero, miremos un poco más…

Uno de los factores que hace a Lecter aún más fascinante, es el hecho de que es capaz de sentir empatía con personas que hayan sufrido situaciones similares a la suya. La relación con Clarice Starling, es prueba de esto que te cuento. Hablamos de ciertos rasgos de humanidad que posee el personaje. Claro, esto no significa que pueda obtener su redención, ya que a Lecter no le interesa encontrarla. Sin embargo, presenciamos lo complejo de la existencia humana, incluso en personajes que comen gente acompañado de vinos caros.

Desde lo cual, cierro con esta pregunta: ¿Los rasgos de humanidad en la encarnación de la maldad son suficientes para redimir las acciones de estos personajes?

Por mi parte creo que no. Creo que, lo más interesante y lo cautivador de personajes como Lecter, es que la pugna entre la maldad y la humanidad es necesaria para mostrarnos que, está precisamente en todos nosotros. Es decir, la maldad es intrínseca a la condición humana. Hollywood ha llevado este debate desde que el cine es cine, con personajes como Scarlett O´Hara, Rhett Buttler, Tony Montana, Vito Corleone, Michael Corleone… En fin, pare usted de contar.

Y, eso es lo que se nos hace tan fascinante sobre ellos. Son exactamente iguales a ti y a mí.

Disclaimer: con esto no estoy diciendo que te vas a comer a tu mejor amigo. Pero, es la segura distancia del espectador que nos deja mirar situaciones de las cuales jamás quisiéramos ser partícipes, pero que, son inherentes a nuestra existencia.

Pues tal y como dijo Jean Baudrillard, en el libro La transparencia del mal (1993) : "El mal ya no se esconde, se exhibe, se vuelve fascinante. Se convierte en espectáculo, en simulación, en juego de roles."

¿Tú qué opinas?

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

11
2
2