undefined_peliplat

Simon la mejor película venezolana

La película trata sobre un joven venezolano, Simón, quien después de ser detenido y torturado durante las protestas en Venezuela, huye del país y solicita asilo en Miami, donde debe decidir si quedarse en la ciudad o si regresar a Venezuela a enfrentar a la tiranía.

Leonardo Manrique, coordinador de la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia, fue preso político en Venezuela. Lo detuvieron en el estado Táchira en el año 2014, momento político del país al que justamente hace referencia “Simón”.

A pesar de vivir seguro en otro país, Simón sigue contemplando. la posibilidad de volver a Venezuela. a retomar su lucha, pero cada vez. le llama más la idea de pedir asilo en Estados Unidos.

Simón es un testigo de lo dura y desigual que fue aquella lucha (protestas 2014/2017), también de lo injusta que fue. Una de las lecturas interesantes que tiene Simón es que el país entero le entregó las llaves del carro a una generación de estudiantes y les dijo: ‘vayan ustedes adelante’ y eso fue injusto porque eso era difícil", dijo Mariel Rasquin, productor de la película, durante una entrevista con la Voz de América.

"El país los dejó solos. Ellos con ese ímpetu hermoso de la juventud, de salir y batallar se lanzaron en una misión casi suicida, muy peligrosa, donde se expusieron mucho. Cuando a la juventud lo que le corresponde es ir a la universidad, salir a bailar…”, agregó.


La historia del joven estudiante no estuvo pensada inicialmente para ser una película, sino un cortometraje que se estrenó en 2019 y recibió tantas buenas críticas que su director se replanteó la idea de llevarla a la pantalla grande.

Así fue como Vicentini contactó a Rasquin, director de otras películas venezolanas como “Hermanos”, quien al conocer la historia decidió apoyarlo y fungir como el productor de la cinta.

“Un día Diego me llamó para contarme la idea, y cómo lo podía ayudar. Yo acepté porque me sentí identificado y recordé cuando yo también busqué apoyo para mi película Hermanos. Entonces le dije : ‘chamo yo no sé qué vamos a hacer, pero yo te voy a acompañar, vamos a producir la película, yo puedo ser tu productor’", recordó Rasquin.


El director venezolano asegura que uno de los retos más importantes de la película fue lograr una dualidad en cuanto al tipo de público al que estaba dirigida. Explica que aunque sabían que la historia calaría mucho más entre los venezolanos, también querían que los extranjeros pudieran entender de qué trataba para poder conectarse.

“No queríamos que solo fuera una película para nosotros, queríamos que también invitara y mostrara al mundo lo que hemos vivido y lo que se siente, el drama humano que hay en la vida de Simón. Por eso hay un personaje estadounidense. Así que fue un ejercicio dual de cómo le contamos la historia a alguien que no sabe nada de Venezuela y cómo se lo contamos a los venezolanos que lo entienden todo. Fue entonces mantener un balance. Nosotros queríamos que la chama venezolana que estaba en Minnesota fuera al cine con su novio gringo y ambos lo puedan entender”, explicó.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

2
0
0