undefined_peliplat

La fascinación por los villanos | una indagación sobre nuestra obsesión con el lado oscuro

El magnetismo es la palabra para la mayoría de los villanos en el mundo del cine y la televisión. Desde el frío y calculador Hannibal Lecter hasta el caóticamente absoluto Joker, estos personajes logran capturar nuestra imaginación de maneras que a menudo eclipsan a los héroes contra los que se enfrentan. Pero, ¿por qué es esto así?

¿Qué es lo que estos complejos y oscuros personajes nos atraen? ¿Qué nos impulsa a observar cada movimiento que hacen? A continuación, se ofrece una mirada a las verdaderas razones detrás de la atracción hacia los villanos, utilizando ejemplos de películas y series, así como estudios que arrojan luz sobre este fenómeno.

Los villanos suelen ser mucho más complejos que los héroes. Un héroe, casi por definición, está obligado a seguir un código moral que la sociedad también respalda, por lo que sus acciones pueden ser completamente predecibles. Los villanos, por otro lado, generalmente operan fuera de estas líneas y, por lo general, se rigen por un código personal que no necesariamente se ajusta a los ideales universales de moralidad. Eso es lo que los hace tan caprichosos y, por lo tanto, atractivos.

Tomemos, por ejemplo, "El Caballero de la Noche" de Christopher Nolan y el personaje del Joker. El hombre que actúa como el Joker, interpretado por Heath Ledger, es un personaje desordenado. En su imprevisibilidad, mantiene a la audiencia en un estado de suspense. Nos atrae su multifacética personalidad, entendiendo sus motivos y tratando de adivinar cuál será su próximo movimiento. Esta profundidad psicológica es un factor primordial en por qué el Joker sigue siendo uno de los villanos más icónicos del cine.

Los villanos ofrecen al lector o al espectador la oportunidad de compartir activamente lo que es tabú en la sociedad: sus acciones y, a veces, sus emociones. Personifican la humanidad en la ira, la venganza y el anhelo de poder sin sufrir las consecuencias reales que nosotros sufrimos. Eso puede ser emocionante; ofrece emoción como una dosis de adrenalina mientras los vemos romper las reglas.

En el programa "Breaking Bad", Walter White pasó gradualmente de ser un simple profesor de química ordinario a convertirse en uno de los capos de la droga más temidos. Su ascenso en el crimen es fascinante porque va en contra de todo lo que hemos sido socializados para creer. La ambigüedad de sus acciones hizo que la gente a menudo cuestionara sus propios límites éticos. Es entretenido ver cómo alguien tan mundano puede transformarse en algo que la sociedad les ha dicho que es tabú, pero que es correcto al mismo tiempo.

Los villanos extrañamente suelen despertar simpatía. Escritores y cineastas crean historias humanizadoras en torno a los personajes, mostrando las razones de sus acciones y cómo dichos personajes se desarrollaron en el proceso. La empatía con estos personajes hace que un villano sea más humano y la trama mucho más cautivadora.

En "Black Panther", Erik Killmonger es un villano cuyas motivaciones están profundamente infiltradas por el trauma personal e histórico. Sus intenciones de usar los recursos de Wakanda para empoderar a las personas oprimidas en todo el mundo son un reflejo de sus experiencias internas de injusticia. Por supuesto, sus métodos son muy radicales, pero sus objetivos epistemológicos resuenan con la audiencia, lo que lo convierte en un antagonista bastante empático. Esto hace que uno cuestione nuestra percepción del bien y el mal y se involucre más profundamente en el personaje.

Los villanos carismáticos son interesantes porque son encantadores, inteligentes y notablemente ingeniosos. La mayoría de las veces, incluso admiramos a estos personajes antes de despreciar sus acciones; sin embargo, estas cualidades dentro de ellos nos acercan más a su ser en la pantalla.

Carismático es la definición perfecta para Hannibal Lecter en "El Silencio de los Inocentes". El Lecter frío, compuesto y elegantemente sofisticado está en marcado contraste con sus grotescas acciones. Anthony Hopkins, en su icónico papel de la película "El Silencio de los Inocentes", interpreta este papel de manera tan hipnotizante y, al mismo tiempo, aterradora que nuestros ojos no pueden apartarse de él. Carismático, pero lleno de encanto, lo que es una razón por la cual estamos interesados en la continuación de su historia.

The Silence of the Lambs

Ver a los villanos puede ser catártico, aliviándonos en cierto nivel al proporcionar una salida castigada y aceptable para nuestros propios impulsos más oscuros. Es decir, al identificarnos con o enraizar contra un villano, confrontamos aspectos de nosotros mismos que, de otro modo, estamos propensos a suprimir. Esto puede ser tanto liberador como iluminador.

En realidad, la historia de Darth Vader en la épica serie "Star Wars" es una de redención monumental y autodeterminación. Pasamos de tenerle miedo a sentir lástima por él, para finalmente esperar lo mejor. Reflexionamos sobre temas como el poder, la pérdida, las posibilidades de redención dentro de su historia y nosotros mismos y el potencial humano para el cambio y el crecimiento mientras vemos a Vader luchar y finalmente regresar al lado de la Luz.

Más a menudo de lo que no, los villanos encarnan rasgos y deseos que en realidad están glamorizados en la cultura popular. Rasgos como el poder, el control y la dominación son las mismas cosas que las personas de mente recta atribuyen al éxito. Los villanos, en sus acciones y aspiraciones, retratan esto al máximo, incluso si tienen que hacerlo a través de medios inmorales e inapropiados. Estas características hacen que los villanos parezcan aspiracionales de todas las maneras incorrectas, lo que nos hace preguntarnos cómo se sentiría tener tal tipo de poder sin las cadenas de la moralidad.

Un buen ejemplo sería la serie "James Bond", en la cual los villanos son, por supuesto, Ernst Stavro Blofeld y Raoul Silva: no solo son brillantes cerebros, sino también sofisticados y elegantes, lo que sería innegablemente atractivo. Con estos personajes, sus estilos de vida lujosos impulsan sus mentes estratégicas, lo que desafía a Bond en figuras memorables y, en cierto modo, admirables a pesar de sus intenciones nefastas. Además, un buen villano es la columna vertebral sobre la cual se apoyará el resto de la trama.

Los espectadores a menudo se sienten decepcionados por una trama que tiene un villano débil y poco atractivo. Los villanos ofrecen el conflicto y la tensión perfectos para una trama, impulsándola hacia adelante. Desafían al héroe, presentándole situaciones que ponen a prueba continuamente su temple, inteligencia y moralidad. Esta dinámica hace que el villano sea una parte integral del proceso de contar historias, a menudo dándoles tanto tiempo en pantalla y desarrollo como al héroe.

En "Los Vengadores", Thanos es un villano bien desarrollado con un plan cuidadosamente elaborado y una filosofía que, aunque extrema, está lógicamente basada. Proporciona un sólido conflicto ético en su deseo de salvar el universo exterminando a la mitad de todos los seres vivos. Hace que los espectadores piensen desde su perspectiva, incluso si lo descartan al final. Eso es lo que le da profundidad a Thanos como villano: no solo uno a quien temer, sino también uno que podría provocar un debate intelectual sobre el sacrificio y el bien mayor.

Los estudios psicológicos también muestran por qué sentimos afinidad por nuestros villanos.

Investigaciones publicadas en "Psychological Science" (https://www.psychologicalscience.org/) indican que las personas se sienten atraídas por los villanos porque ofrecen una forma segura de explorar los aspectos más negativos de la naturaleza humana. La investigación encontró que la identificación con un villano puede llevar a una inmersión temporal posible en la mente del villano.

Esta identificación es solo por un momento, pero brinda una satisfacción psicológica según nuestra naturaleza por la curiosidad sobre lo prohibido. Además, otro estudio, esta vez publicado en "Social Psychological and Personality Science", afirma que las personas se sienten atraídas por los villanos porque tienden a tener una mezcla de rasgos despreciables y buenos. Esta oposición se convierte en la fuente de interés y hace que el villano parezca más creíble para el espectador en comparación con los héroes ordinarios. El estudio no deja lugar a dudas de que el villano atrae debido a las características humanas naturales en debilidades, ambiciones y emociones que de alguna manera reflejan a nosotros mismos solo de manera exagerada.

La capacidad de los villanos para ser identificables y repugnantes de alguna manera contribuye a su popularidad. Podemos ver partes de nosotros mismos en su lucha y sus defectos, lo que permite que sus historias resuenen. Esta capacidad de relacionarse con ellos es una de las razones por las cuales personajes como Tony Soprano de "Los Soprano" o Cersei Lannister de "Game of Thrones" nos hipnotizan. Son complejos, pero al mismo tiempo son buenos y malos, lo que los hace sentir reales y humanos. Tony Soprano es un jefe de la mafia que lucha con la ansiedad, los problemas familiares y el peso de su imperio criminal, por ejemplo. Su vulnerabilidad mezclada con su hipocres ía lo convierte en un personaje multifacético: uno que puede hacer que la audiencia empatice un momento y temer al siguiente.

The Enduring Legacy of Tony Soprano's Unimpeachable Big-Guy Style -  InsideHook

Lo que impulsa a Cersei Lannister es su astucia y ambición hacia una posición protectora y poderosa para su familia, lo que la convierte, en esencia, en una villana y una figura trágica, no necesariamente digna, pero empática con sus motivaciones.

Los villanos son excelentes para la estructura narrativa. Establecen las apuestas, crean los conflictos e impulsan al héroe hacia el crecimiento y la evolución. Sin un buen villano, la búsqueda del héroe puede parecer plana e impresionante. Esto solo hace que las historias sean tan dinámicas dramáticamente. La presencia general de Lord Voldemort en "Harry Potter" se infiltra en toda la serie y impulsa tanto la trama como el desarrollo del personaje de Harry. La búsqueda de su inmortalidad es una búsqueda de poder que enfrenta a Harry con sus mayores miedos, lo obliga a hacer sacrificios y, en última instancia, crece hasta convertirse en un héroe que puede derrotarlo. Esto es precisamente lo que hace que la tensión y el conflicto creados por su personaje funcionen tan bien: el papel de un villano bien elaborado es la razón por la que las historias son fascinantes.

Los secretos de Lord Voldemort al descubierto en la página web de 'Harry  Potter'

Esta atracción hacia los villanos en última instancia habla de la complejidad de la naturaleza humana: nos atraen las historias que desafían los modelos normativos y nos permiten explorar los aspectos más oscuros de nuestra psique; a través de los personajes retratados, la implicación exacta de imperfecciones inherentes y profundidad como cualquier otro humano. La increíble profundidad de carácter, carisma y ambigüedad moral que emana de los personajes considerados villanos crea un tapiz excepcionalmente tejido en la narración de historias, haciéndolo tan fascinante. La brillantez escalofriante de Hannibal Lecter, la trágica muerte de Erik Killmonger o la imprevisibilidad caótica del Joker. El villano tiene algo.

Nos gustan los villanos porque son las sombras de nosotros mismos, llenos de contradicciones complicadas. Lo más importante, nos brindan una oportunidad para ir más allá; nos llaman a cuestionar los límites del bien y el mal y, al hacerlo, nos contactan para preguntarnos, a través de la implicación de nuestras posturas morales, la cuestión de ser solo un poco más humanos. Así que, en el momento en que te encuentres del lado del villano o entrando en su historia, recuerda que no es solo la emoción de lo prohibido, sino que es una danza profunda y muy intrincada de luz y sombra que se unen en esta increíble experiencia de ser humano.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

259
0
48