undefined_peliplat

La franquicia Harry Potter y un spin-off que nadie pidió

J. K. Rowling, en siete libros, presentó y explotó un universo mágico con un éxito sin precedentes. Nunca una autora había logrado que niños, niñas y adolescentes esperaran a medianoche la revelación y venta de una obra, que luego era devorada en cuestión de horas.

Las adaptaciones de la saga de novelas de Harry Potter llevadas al cine no fueron la excepción. Y Warner Bros acertó haciendo la última entrega en dos partes.

El éxito de Harry Potter no fue efímero, pese a que la última parte se estrenó en 2011. La marca supo que había un gran universo de seguidores que querían más y más... pero el camino elegido no fue el que los potterheads esperaban.

Animales Fantásticos, el spin-off que nadie esperaba

En 2013, Warner Bros anunció la producción de Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos, un spin-off que se centraría en las aventuras del magizólogo Newt Scamander. La cinta se estrenó tres años después, con dos secuelas estrenadas en 2018 (Animales Fantásticos: Los crímenes de Grindelwald) y 2022 (Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore). El elenco era de primera: Eddie Redmayne, quien encarnaba a Scamander, tenía en su haber un Oscar como mejor actor. A las producciones siguientes se sumaron nombres como Jude Law, como un joven y elegante Albus Dumbledore, y Zoë Kravitz, como Leta Lestrange, un interés amoroso con un apellido de renombre. Y aquí vino el primer gran error: el cambio de Johnny Depp por Mads Mikkelsen, debido a los problemas legales que estaba atravesando el primer intérprete de Gellert Grindelwald.

Si bien Mikkelsen creó un personaje más sobrio y letal, nada se asemejaba al extravagante rol que había interpretado Depp. Luego, se sumaron personajes sin ton ni son, que fueron estrictamente un guiño agarrado de los pelos para mantener a los seguidores de Harry Potter amarrados a la butaca: Nagini (Claudia Kim), Aberforth Dumbledore (Richard Coyle), o el gravísimo error de traer a una adulta Minerva McGonagall a una serie de filmes situados en una época donde el personaje apenas era una niña, según el universo de Harry Potter. Un fiasco.

Foto: Rolling Stone UK

Oídos sordos a las exigencias de los seguidores

Y sí, los admiradores esperaban más, y en internet lo pedían a gritos: había abanicos de historias increíbles aún por explorar, como los inicios de Lord Voldemort –el villano principal de Harry Potter– o las aventuras de Los Merodeadores, la historia de James Potter y sus amigos, o la de los fundadores de Hogwarts, por mencionar las opciones más populares.

¿Qué hizo Warner Bros? Lo que nadie pidió: anunciaron una extensísima serie de ¡diez años! de duración, basada en los siete volúmenes de Harry Potter. Cada temporada representaría a un tomo, es decir: la primera duraría apenas unos capítulos, mientras que, por ejemplo, La Orden del Fénix sería la más extensa. Todo esto, con actores niños que irían creciendo más rápido de lo que la serie permitiría. Crónica de una muerte anunciada.

Mientras que la decepción de los fans hizo eco en redes sociales como TikTok y Twitter, Warner Bros sigue apostando por la serie más costosa de los últimos tiempos, una que nadie pidió, pero que, por supuesto, los seguidores van a consumir.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

44
0
2