undefined_peliplat

Frank-N-Furter: el ¿buen? villano

Spoilers

¿Qué pasa cuando mezclamos una oscura peluca rizada, un extravagante maquillaje drag, un collar de perlas y un corset de brillantina con Tim Curry? Se crea uno de los mejores personajes musicales de la historia del cine: Frank-N-Furter. La sensualidad de una parodia del doctor Victor Frankenstein, un ícono del camp de los años 70 que perdura en el tiempo y un símbolo de la liberación sexual y la maldad.

Cuando The Rocky Horror Picture Show se estrenó en 1975, revolucionó la historia del cine musical, de terror y queer para siempre. Un desconocido y joven Tim Curry supuso su debut cinematográfico con el personaje de Frank N Furter, un exótico y loco científico originario de Transsexual, planeta de la galaxia Transilvania. Cuando los recién casados Brad y Janet entran al castillo y empieza a sonar “Sweet Transvestite”, es imposible apartar los ojos de la pantalla. Un travesti de cejas altas con labios rojos y brillosos desfilando por la pasarela mientras mueve las caderas nos envuelve en una estela de puro talento y atracción, y el tatuaje en sus musculosos brazos nos baila al ritmo de la canción. La confianza al desplazarse, la ronca voz y los sensuales gestos de Curry nos anuncian que se viene una actuación inolvidable.

Más que ser el típico y malvado villano de una película hollywoodense, Frank trabaja fuera del concepto del bien o el mal. Sus acciones son impulsadas únicamente por intentar que todo el mundo tenga sexo entre sí y para su propio deseo de divertirse. Si bien, tiene actitudes reprochables contra los demás -secuestro, canibalismo, manipulación, abuso, robo de cerebro- su justificación es que es entretenido y él es un curioso. Al final de la película, ayuda a Janet y a Brad a tener más confianza en su persona y poder encontrarse a sí mismos, a través del despertar sexual de ambos. Desde su punto de vista, él hace cosas malas con buenas intenciones.

Básicamente, Frank N Furter carga con toda la película. Su personaje es chispeante, explosivo e interesante y puedes pasar de odiarlo, sentir compasión y amarle al mismo tiempo. Sus cuestionables actividades tienen un origen, un motivo y son horriblemente creativas, su pasado es oscuro y lamentable, pero su carácter rudo y extravagante nos intriga. Aunque se merece el triste final en la piscina, es imposible no sentir pena al verlo morir mientras canta “I'm going home” con los ojos llenos de lágrimas, el público expectante, los sórdidos aplausos y el maquillaje corrido.

Tim Curry nos entrega una performance increíblemente atrapante, con eróticos movimientos de pelvis, diálogos excitantes, un desfile con mallas ajustadas y tacones altos que pocos pueden hacer. A lo largo de los años, Frank N Furter se ha ganado un puesto prestigioso en la lista de villanos del cine. Sin embargo y a pesar del largo catálogo de sucesos reprochables que tiene durante toda la película, es difícil ver al excéntrico y loco científico travesti como un villano puramente tóxico, es más bien un malvado amigable.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

52
3
2