undefined_peliplat

Las películas argentinas y brasileñas en Cannes 2024

Los profesionales del cine argentinos se vieron afectados por las políticas culturales ultraderechistas

El 22 de mayo, hora de París, se anunciaron a los principales galardonados de la Semana de la Crítica, una de las secciones paralelas del Festival de Cine de Cannes. El Gran Premio se otorgó a la película argentina, Simón de la montaña, una historia de aprendizaje sobre los conflictos del joven Simón con sus padres y su amistad con un grupo de adolescentes que luchan con enfermedades mentales.

Simón de la montaña obtuvo el Gran Premio de la Semana de la Crítica

"No solo pienso en lo que esto significa para nosotros, sino también en lo que significa para los argentinos que, a lo largo de los próximos cuatro años, van a tener dificultades para hacer películas locales", dijo el director Federico Luis en su discurso de agradecimiento.

Otros cineastas argentinos se dieron cuenta de que estaban en la misma situación que Luis y que estaban enfrentando las mismas circunstancias que describió. Desde que el presidente Javier Milei llegó al poder en diciembre del año pasado, rechazó todas las solicitudes de subsidios públicos destinados a la industria local del cine.

El 19 de mayo, alrededor de 100 profesionales argentinos del cine se manifestaron en Cannes para defender el cine argentino.

Los profesionales argentinos del cine se manifestaron en Cannes para defender el cine argentino

Hace dos meses atrás, el 11 de marzo, el gobierno argentino anunció un plan drástico para reducir el gasto público destinado al cine, lo cual significa que los festivales de cine ya no van a recibir financiación y que los contratos públicos que están por vencer no van a poder renovarse. Recortaron la financiación del festival de cine más grande del país, el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y, por lo tanto, ahora los organizadores tienen que recurrir a inversores privados. Lo mismo sucedió con la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC); por el momento no se sabe si van a poder reanudar las clases al comienzo del nuevo año académico. Además, Ventana Sur, un mercado del cine y la TV y patrocinador de Cannes, podría reubicarse en Uruguay.

"Cubrí las noticias de Cannes durante 39 años consecutivos. Es la primera vez que no hay un estand del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) en el Mercado del Cine de Cannes", dijo un experimentado crítico argentino de cine. Y es cierto. En el Mercado del Cine, la planta baja y el subsuelo del Palacio de Festivales y Congresos de Cannes estaban casi repletos de estands de otros países latinoamericanos (la mayoría representados por sus respectivas comisiones nacionales de cine), pero Argentina no estaba entre ellos.

Este año, se proyectaron un total de siete películas argentinas en Cannes, pero ninguna logró ser parte de la selección oficial. De todas formas, las secciones paralelas del festival son igual de importantes a la hora de darles a los cineastas la oportunidad de ser vistos en el mercado global. Las películas como Algo viejo, algo nuevo, algo prestado y Los domingos mueren más personas abordan temas que están arraigados en las vidas de los argentinos, quienes se enfrentan a una fuerte recesión y al encarecimiento del costo de vida causado por la aparición del extremismo de derecha.

Los profesionales brasileños podrían verse beneficiados por el gobierno de izquierda

¿Cómo sería la industria cinematográfica de un país si fuera gobernado por la izquierda al igual que Brasil ahora?

El año pasado, Marco Müller, el famoso crítico de cine e historiador italiano de ascendencia brasileña que dirigió muchos festivales internacionales de cine, afirmó que tiene cierta confianza en el futuro de las películas brasileñas. Durante el Festival Internacional de Cine de Pingyao, Müller me dijo: "Piensa históricamente. Por suerte, un nuevo gobierno democrático ha reemplazado al gobierno fascista anterior. El nuevo gobierno apoya a los cineastas jóvenes y a las películas artísticas. En el pasado, el gobierno fascista intentó matar al cine brasileño, a las voces brasileñas y al mercado cinematográfico brasileño. Después de años de espera, con el regreso de Lula (da Silva) a la escena política, las cosas han cambiado. Antes, todos los cineastas estaban en contra del régimen fascista". Casualmente, el reciente documental Lula, dirigido por el famoso Oliver Stone, un aficionado a la política, también se estrenó en Cannes durante una proyección especial.

Este año, se proyectaron siete películas brasileñas en Cannes: cinco largometrajes y dos cortometrajes. Motel Destino fue la única película latinoamericana seleccionada para el segmento en Competición por el gran premio, la Palma de Oro. Su director, Karim Aïnouz, también logró la misma hazaña el año pasado con su película anterior Firebrand. Según Müller, esto podría indicar que las jóvenes voces brasileñas están volviendo al escenario internacional del cine.

Foto de Motel Destino

Motel Destino se filmó en la ciudad natal de Aïnouz, en Fortaleza, al norte de Brasil. Cuenta la historia de un joven gánster fugitivo que se esconde en un motel erótico. Después de su estreno, las críticas no fueron buenas, pero no podemos negar que tiene un estilo de autor único y fuerte y que transmite con éxito la atmósfera sexy del húmedo y caluroso país tropical.

En el subsuelo del Palacio de Festivales y Congresos de Cannes, la gente pudo encontrar fácilmente el enorme estand del Cinema do Brasil. Esta iniciativa que apunta a promover y apoyar el cine brasileño, con la colaboración de la Agencia Nacional del Cine (ANCINE) y otras organizaciones, sirve como punto de referencia para los profesionales extranjeros del cine que buscan información sobre películas, proyectos y profesionales brasileños.

Ojeando un montón de folletos del estand brasileño, encontré detalles importantes sobre el plan de recuperación post pandémico para su industria cinematográfica nacional. Según el plan, se otorgaron 2.800 millones de reales en concepto de incentivos para la industria audiovisual, que se extiende por 27 estados y 5.000 ciudades, destinados a la producción de cine, la distribución y otros fines. En el marco de este Fondo del Sector Audiovisual (FSA), se desembolsaron 1.000 millones de reales adicionales en 2022 y 2023. A partir de 2023, la cantidad total que se inyectó en la industria ascendió a 4.8 mil millones de reales, lo cual es alrededor de USD 930 millones.

Los nuevos cambios que llegaron con el regreso del presidente Lula a la esfera política incluyeron modificaciones a las cuotas de pantalla. "Una de las leyes (el proyecto de ley nº 5.497/19) reformula la cuota de pantalla para la exhibición de las películas brasileñas en las salas de cine. Esta ley se había promulgado en 2001, pero fue derogada en 2021. Ahora, se extendió hasta 2038", dijo la gerente general ejecutiva del Cinema do Brasil, María Marta, en un informe llamado "Brasil ha vuelto al juego".

En comparación con los enormes ingresos de taquilla generados por las películas extranjeras, las películas brasileñas solo representaron el 3,2 % de la participación en el mercado en 2023. La película nacional más taquillera del año pasado fue Nosso Sonho, una historia biográfica sobre el famoso dúo de funk brasileño, Claudinho y Buchecha. Obtuvo 8.69 millones de reales en la taquilla, lo cual solo representa el 7 % de lo que recaudó Spider-Man: A través del spider-verso (57.5 millones de reales). Además, esta última solo ocupó el décimo lugar entre las películas más taquilleras de Brasil.

Con un contraste tan fuerte entre las ventas en la taquilla nacional e internacional, parece difícil que las películas brasileñas locales alcancen el éxito comercial en poco tiempo, incluso con el apoyo del gobierno de izquierda a la producción cinematográfica. Por supuesto, la gente también espera otro éxito como Tropa de élite.

Según el mismo informe, también ha surgido otro debate importante centrado en las plataformas de streaming. Tras años de discusión, el Senado Federal de Brasil aprobó en abril una ley para regular estas plataformas. La ley establece que estas plataformas deben contribuir a la FSA (gestionada por ANCINE) con un impuesto del 3 % sobre sus ingresos. Con ello, Cinema do Brasil pretende crear mecanismos para impulsar la producción audiovisual en Brasil.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

6
0
1