undefined_peliplat

Hada Madrina Maléfica: Humana, Aceptable y Real.

¿Qué esperar de una historia clásica contada por uno de los villanos más emblemáticos de Disney? La misma historia, desde el punto de vista de quién provocó el mal vivido por la maravillosa Angelina Jolie.

La narradora de la película (que luego descubrimos es Aurora) dice que va a contar una historia que ya conocemos, pero de forma equivocada, y así conocemos a la pequeña hada Maléfica, una niña de corazón puro y poderes mágicos. La niña es la protectora del reino de los Moors, un lugar pacífico donde viven criaturas fantásticas y donde la naturaleza es exuberante. Sin embargo, los Moors tienen un enemigo: el reino vecino, gobernado por humanos. La joven Maléfica acaba conociendo a un miembro de ese reino, el joven Stefan. La amistad que comienza entre ellos se convierte en amor, pero Stefan es ambicioso y quiere vivir en palacio y, para alcanzar el trono, es capaz de traicionar a Maléfica, arrebatándole una de las cosas que más amaba: sus hermosas alas. Con esta actitud se crea el mal. Maléfica, amargada, se convierte en la villana que conocemos: una mujer fría, sarcástica y sumamente vengativa.

Resulta bastante convincente el paso de la dulce Maléfica, preocupada por proteger a los Moors, a la traicionada, angustiada y vengativa Maléfica. Mi escena favorita es, sin duda, la clásica escena del bautizo, en la que Maléfica maldice a Aurora. Jolie habló con tanto sarcasmo y desprecio que era imposible no esperar que sus planes tuvieran éxito.

Los otros personajes también son interesantes: Diaval (Sam Riley), el cuervo que Maléfica encanta y transforma de vez en cuando en ser humano, es muy carismático y cuida a Aurora en diferentes momentos del bosque. El Rey Stefan, el padre de Aurora, es otro personaje que se presenta al espectador desde una perspectiva completamente nueva, ahora él es el verdadero villano, el modelo de la ambición y el egoísmo, el hombre que fue capaz de traicionar el amor puro de Maléfica a cambio de poder. Un personaje completamente insignificante en la película es el Príncipe Felipe, él sólo está ahí para mencionar al personaje y ser parte de un cambio de paradigma. Y Aurora, su sonrisa tímida todo el tiempo no convenció nada, en la película Aurora tiene un papel muy irrelevante. En Maléfica, a pesar de permanecer en un segundo plano, el personaje representa la oportunidad de redención para nuestra “villana”.

Otro aspecto positivo de la película son los escenarios, empezando por el reino de los Moors, en la primera parte de la película: nos encontramos con una naturaleza encantadora, llena de criaturas mágicas y originales, típicas de “cuentos de hadas”, siendo acogedora y magnífica. Luego de que Maléfica se transforma y crea la famosa barrera de espinas para aislar el lugar, podemos sentir la atmósfera oscura que se apodera del ambiente, afectando hasta a las criaturas más pacíficas y dejándolas completamente asustadas. El reino de los hombres también está muy bien representado, con el lúgubre castillo de Stefan como escenario principal.

Por supuesto, no todo en la película es perfecto, el cambio exagerado en la historia de La Bella Durmiente puede disgustar a quienes esperaban más escenas que hicieran referencia a la animación. No me importó mucho, a pesar de estar sorprendido. Mi única queja se refiere a la batalla final, que utilizó un recurso forzado para darle ventaja a nuestra villana/heroína. De hecho, la duplicidad de este personaje es el punto fuerte de la película.

La película nos muestra a Maléfica no como alguien con una sola característica, sino como un personaje enigmático y lleno de sentimientos confusos. Cuando maldijo a la hija de Stefan, Maléfica solo buscó venganza, queriendo causar dolor a quienes la lastimaron. Sin embargo, al vivir con la joven Aurora, Maléfica fue amada nuevamente, de una manera nueva, y su corazón se calentó, lo que la hizo arrepentirse genuinamente de su error. Esta capacidad de cambiar de opinión y arrepentirse es algo que hace de Maléfica no sólo una villana, no sólo una heroína: la hace humana, aceptable y real. Y es este amor fraternal que surge entre el “Hada Madrina” y Aurora el que es capaz de romper la maldición sin necesidad de solucionar los problemas con la ayuda del Príncipe Azul.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

453
6
25