undefined_peliplat

El universo de Hellraiser: un buen inicio para una saga agridulce

Spoilers

En el año de 1986 aparecería la película Rawhead Rex, centrada en el sangriento alboroto de una monstruosa deidad pagana en la campiña irlandesa, aludiendo el título al monstruo folclórico Rawhead. Su dirección estuvo a cargo de George Pavlou, mientras que el guion fue realizado por Clive Barker, célebre autor estadounidense conocido por sus cuentos y novelas de terror, siendo esta la primera vez que una de sus obras es llevada al cine. Aunque fue fiel a su historia, Barker no estuvo satisfecho con el producto final, lamentándose de la dirección y el ritmo. Esta experiencia no lo desanimo, ya que, un año después, se estrenó otra película basada en una de sus historias, pero a diferencia de la anterior, donde solo estuvo a cargo del guion, tomaría la batuta de la dirección. Así nació Hellraiser, concebida, en un principio, como Sadomasoquistas más allá de la tumba, un título muy atractivo que va acorde con la trama de la película. En ella se destaca la dirección, los atrayentes efectos prácticos, la violencia gore, el desarrollo de los villanos que, en este caso, fungen como protagonistas; la representación del placer y deseo, en este caso enfocado en lo sexual y sadomasoquista llevado a lo depravado e, incluso, a lo grotesco; y las actuaciones. De igual manera, es hay que aplaudir la originalidad en este tipo de películas; y es que pensemos: el filme llegó en un momento donde el cine de terror, sobre todo el slasher, estaban siendo explotados. Quienes gobernaban el panorama fueron Halloween, Viernes 13 y Pesadilla en la calle Elm, estrenando una secuela casi cada año. Por eso, Hellraiser se sintió como algo fresco para los amantes del género. Lamentablemente, esta saga pecó con lo mismo, porque, aunque prolongadamente, se estrenaron nueve secuelas.

Lo diré tajantemente: esta franquicia solo tuvo una buena secuela, su segunda parte, titulada Hellbound: Hellraiser 2. Lo más destacable de la película fue el regreso de Julia Cotton, la villana, y la incorporación de un secuaz que la rescata de la muerte. En vez de continuar con el mismo tema del placer y deseo enfocados en la sexualidad y el sadomasoquismo, se centra en la búsqueda del conocimiento y los límites que cruzaríamos para conseguirlo. Así mismo, introduce su propio concepto del infierno, alejándose de la noción popular y mostrándonos un lugar laberintico que encierra el sufrimiento de las personas que utilizaron La caja Lemarchand, también conocida como La configuración del lamento. Además, aumenta los conceptos de la saga, pues revela que los cenobitas eran humanos transformados por el dios Leviatán. Y, si bien los efectos prácticos, sobre todo los relacionados a la anatomía humana, ya eran destacables, está lo mejora. Indudablemente, el aumento de presupuesto se nota.

Hasta este momento, la franquicia iba por buen camino. No es que estas películas rocen la excelencia, pero sí son muy disfrutables. Todo cambió con la tercera parte. ¿Y por qué digo esto? Porque si bien no es mala, es más, me parece entretenida, sobre todo por sus muertes y la masacre que ocurre casi al final, se destaca por su incoherencia. Y es en este punto donde la franquicia comenzó a tener guiones descuidados.

Es en la siguiente parte, Hellraiser: Bloodline, donde es más se nota esta falla. En ella se desarrollan tres historias en diferentes líneas de tiempo que tienen poco sentido. Se agradece que traten de dar una trama interesante, pero de qué sirve si dejan de lado otras cosas como la calidad de las muertes o guion. Bien dicen que, si un filme de terror que no tiene nada que ver con la ciencia ficción se desarrolla en el espacio, es porque se les terminaron las ideas. Y, con toda honestidad, de toda la tanda de películas ambientadas en el espacio, esta me parece la peor. Tan mala fue que el director, Kevin Yagher, se desentendió del proyecto utilizando el alias de Alan Smithee, mote utilizado oficialmente desde 1967 hasta el 2000 por directores estadounidenses a los que no les agradó el resultado de una producción y no quieren ser vinculados en los créditos.

En el año 2000 se estrenó la quinta entrega de la franquicia. Su mayor error fue el cambio de tono y género, dejando el terror de lado y centrándose en el género policial, más parecido al cine noir proliferante entre los años 30 y 50 en Estados Unidos. Pareciese que no pertenece a la saga, es como si alguien hubiese tomado un guion viejo y metiese a la fuerza a los cenobitas. El resultado fue un film pretencioso que dividió a los fans. Para mí fue un desastre. Si vas a cambiar el tono de una franquicia por lo menos asegúrate de que sea bueno. Otra cosa que arruinó de la saga fue la concepción del infierno vista en la parte dos, mencionando la idea mil veces utilizada de que el infierno está en la tierra. La mayor prueba de la decadencia de Hellraiser es que esta película fue la primera en ser lanzada en DVD.

A partir de esta quinta parte, la franquicia se estancó en el misterio en vez del terror. También la idea del infierno en la tierra se mantuvo como en Hellraiser: Hellseeker, un intento de thriller que no funciona. El misterio no es interesante en ningún momento y tiene un desenlace parecido a la película anterior. Si bien cuenta con el regreso de Kristy Cotton, una de las protagonistas en las dos primeras entregas, no la utilizan bien porque le dan un papel de villana que no cuadra con el personaje.

En Hellraiser: Deader ocurre más de lo mismo: un producto pobre que ofrece un misterio poco interesante y que se aleja del universo creado por Clive Barker. Sin duda, es la peor de la franquicia.

Pero la siguiente no se queda corta. Creo que lo único por lo que la gente recuerda Hellraiser: Hellworld es por la participación de los jóvenes actores Katheryn Winnick y Henry Cavill. Tan mala fue que los cenobitas solo aparecen al final, siendo los pilares de la franquicia. Y es que hacen algo similar a lo ocurrido en Viernes 13: Todo Comienza de Nuevo, donde el papel del asesino es tomado por alguien distinto a Jason.

A mi parecer, la mejor secuela, exceptuando la segunda parte, es Hellraiser: revelations. Y aunque la calidad es muy cuestionable, se agradecen ciertas decisiones que la hacen disfrutable. Lo que hace fascinante a esta película es que vuelve a los orígenes de la historia de Barker: regresa el tema del deseo como eje central, la importancia de los cenobitas es restaurada y los castigos hacia los humanos vuelven a ser impactantes. Claro que tiene cosas malas. En la historia, aunque regresa a sus orígenes en algunos aspectos, molesta que quieran replicar la esencia de algunos personajes, volviéndolos simples calcas. En el lado de la producción, esta tuvo un presupuesto muy reducido. El motivo fue que la única razón por la que realizaron la película es para no perder los derechos de la franquicia. Es por ello que la producción y filmación duró tres semanas. Otra parte negativa es que el personaje de Pinhead, el cenobita más importante y el rostro de la franquicia, fue reemplazado por otro actor.

La última entrega dentro de la cronología original tiene la mejor escena inicial de toda la franquicia. Y es que imaginen: una casa en ruinas que conecta con el inframundo donde los pecadores entran a ser juzgados por El Auditor de la Inquisición Estigia, quien redacta un informe para que otros demonios lo consuman y por medio de su sabor examinen la culpabilidad de la persona para condenarlo a la tortura. Sin duda es un inicio brutal. Lo que siguió fue decepcionante. Regresó al estilo policial de la quinta parte, teniendo como aliciente un misterio con un resultado muy predecible.

Reitero la idea de que bar fue una franquicia que tuvo un buen inicio y unas nociones muy interesantes que supieron ejecutar en la pantalla. Sin embargo, fue un claro ejemplo de que implementar tantas ideas sin tratar de darles coherencia o cambiar abruptamente el género y tono de una película puede llevarte al declive. Afortunadamente para los fans y los interesados en las historias de terror, en el año 2022 se estrenó un reinicio muy bueno. Sin duda, fue de gran ayuda que Clive Barker volviera a la producción.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

46
0
41