undefined_peliplat

Crítica: Furiosa: de la saga Mad Max (Furiosa: A Mad Max Saga, George Miller, 2024)

Spoilers

Furiosa: de la saga Mad Max (Furiosa: A Mad Max Saga, George Miller, 2024) es una expansión en forma de spin-off y precuela del universo postapocalíptico de Mad Max, como el mismo título sugiere. Quince años antes de los acontecimientos de Mad Max: Furia en la carretera (Mad Max: Fury Road, George Miller, 2015), Furiosa (Anya Taylor-Joy) es arrebatada del Lugar Verde de Muchas Madres siendo una niña, aprende a sobrevivir en un mundo demencial y emprende un viaje de venganza contra Dementus (Chris Hemsworth), responsable de su tragedia.

En el centro del colapso del mundo, de la lucha entre dos tiranos, está una mujer: Furiosa, arrancada de su hogar de abundancia y arrojada a las forjas de la catástrofe. Similar a la clásica primera entrega de 1979, que contó los orígenes de Max Rockatansky (Mel Gibson), Furiosa nos narra la génesis en clave épica de este personaje que tan buena recepción tuvo hace nueve años entre conocedores y ajenos.

A través de cinco capítulos conocemos los crueles hechos que llevan a Furiosa a convertirse en una guerrera de la carretera: cuando es raptada de su idílico hogar; los desesperados e infructuosos intentos de su madre Mary Jabassa (Charlee Fraser) por rescatarla; parte de su vida, siendo pequeña aún, primero como hija adoptiva de Dementus y luego como aprendiz de concubina del Inmortan Joe (Lachy Hulme reemplazando al fallecido Hugh Keays-Byrne, quien le dio vida en la entrega anterior); sus andanzas haciéndose pasar por un niño para no ser reconocida por Inmortan Joe; el aprendizaje que recibe del Pretorian Jack (Tom Burke) para pulirse como la guerrera que terminará siendo; y, finalmente, su transformación final de la Pretoriana Furiosa a la Imperator Furiosa.

Furiosa's Ground-Breaking CGI To Make Young Actor Look Like Anya Taylor-Joy  Revealed

Furiosa recorre a la perfección el viaje del héroe, viviendo muchas vidas en el camino, puesto que pasa de ser una niña que pierde la inocencia con el asesinato de la madre; a la Pequeña D (como Dementus la llama afectuosamente); a un niño que demuestra potencial para la guerra y la mecánica; a la violenta, valiente y diestra Pretoriana; y, de nuevo, a la Imperator que conocimos hace varios años. El mismo Jack ilustra la situación de Furiosa, antes de acogerla como su pupila, cuando le dice “Eres un diamante en bruto, pero tu salvajismo tiene un propósito”, así su “Rabia alimentada por el dolor”, como menciona el narrador, la impulsa a perfeccionar sus habilidades innatas y convertirse en la guerrera perfecta que será.

Furiosa: qué dicen las primeras críticas de la precuela de Mad Max: Fury  Road

Por una parte, estas cinco vidas son, de una manera u otra, simétricas con los cinco capítulos en que se cuenta la historia; por otra, y más importante todavía, ilustran el completo desarrollo del personaje que está maravillosamente narrado. A esto hay que sumarle la interpretación de Anya-Taylor Joy, quien toma con fuerza la batuta de Charlize Theron, y nos ofrece una interpretación feroz y muy emotiva, a la altura de las circunstancias. De igual manera, hay que reconocer el estupendo trabajo de la joven actriz Alyla Browne, quien interpreta a Furiosa de pequeña, y a Chris Hemsworth que hace una interpretación retorcidamente encantadora, posiblemente, la mejor de su carrera hasta los momentos.

Al mismo tiempo, la historia cuenta la lucha encarnizada entre Dementus e Inmortan Joe por controlar el páramo desolado, y retrata muy bien las similitudes y peculiaridades de cada uno: son tiranos despiadados que buscan el poder, pero Dementus es más histriónico y caótico, bastante inepto para la organización lo que, en parte, acarrea su destrucción; Inmortan Joe es mejor estratega, se rodea de buenos organizadores y tiene mayor consciencia sobre la importancia de los recursos naturales y artificiales.

Aún para los espectadores que no vieron la película anterior, no les será difícil adivinar quién terminará reinando en este mundo caótico, pero con su propio orden. Ambos personajes son, por lo tanto, las dos caras de la misma moneda, y en ellos se puede observar e ilustrar prácticamente a cualquier tirano de la historia humana, así como a las mismas personas vejadas que pierden sus vidas y libertades en la lucha por el mundo.

Quién es Dementus, el villano de Mad Max: Furiosa interpretado por Chris  Hemsworth

La película está hilada a la perfección con su antecesora, y responde preguntas que esta había planteado de una forma u otra, ¿quién era la madre de Furiosa? ¿Cómo era su hogar? ¿Cómo perdió el brazo? ¿Por qué se empeña en rescatar a las concubinas del Inmortan? Además, nos permite observar con detalle cómo son Granja de Balas, Ciudad Gasolina, entre otros espacios conocidos que habían sido mencionados anteriormente. Así pues, Miller logra una excelente simbiosis entre película y precuela, parecido a otras producciones como Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith (Star Wars: Episode III – Revenge of the Sith, George Lucas, 2005), la precuela/secuela El padrino II (The Godfather Part II, Francis Ford Coppola, 1974) e, inclusive, la serie Better Call Saul (Vince Gilligan y Peter Gould, 2015-2022).

A diferencia del ritmo narrativo desenfrenado de Mad Max: Furia en la carretera, el de Furiosa es diferente, un poco más temperado, porque la historia lo requiere: se trata del relato del origen de una heroína, que necesita no solo más tiempo para ser desarrollado, sino también que el espectador observe con detenimiento los sucesos que conllevan a la transformación de la protagonista.

Por supuesto, lo anterior no significa que no tenga suficientes escenas de acción o que estas no sean espectaculares. Las persecuciones, balaceras, reyertas y coreografías, y la forma como todo está estructurado en el montaje, son espectaculares tanto en el plano visual como en el sonoro (Tom Holkenborg, conocido popularmente como Junkie XL, compuso de nuevo la vibrante música con similitudes a su trabajo anterior).

Y, a pesar de que se nota un uso mayor del CGI (Imágenes generadas por computador, por sus siglas en inglés) que en lo visto en Mad Max: Furia de la carretera, echándose en falta más efectos prácticos, el conjunto lleva el sello caótico y agradecido del estilo de Miller, que tan bien le ha resultado en todas las entregas de la saga. Refleja además su idea implícita de que la acción pura y dura pueden expresar lo que las palabras no pronuncian: la imperiosa necesidad de luchar implacablemente para sobrevivir en un mundo infernal y atemporal, más similar al nuestro de lo que parece.

En la última parte de la película el personaje de El Historiador (George Shevtsov) nos dice “Siempre hubo, hay y habrá guerras”. Y es que el mejor cine apocalíptico y postapocalíptico, representado por esta saga, Doce monos (Twelve Monkeys, Terry Gilliam, 1996), La carretera (The Road, John Hillcoat, 2009) y, recientemente, Dejar el mundo atrás (Leave the World Behind, Sam Esmail, 2023), habla de ciertos hechos del pasado, nuestro presente y, sobre todo, de un futuro posible y trágico para la humanidad.

La lucha por los recursos naturales, los hidrocarburos y la vida, desatada por los Dementus e Inmortan Joes del mundo, está sucediendo, parece no tener fin y está empujando a la civilización a volverse cada vez más furiosa. Entonces, ¿en quién podemos confiar? ¿Adónde iremos en este cada vez mayor páramo desolado? Y, sobre todo, ¿cómo mantenemos nuestra humanidad en tan catastróficas circunstancias? He ahí el verdadero enigma de la historia y, aunque parece no haber una respuesta clara, podemos aventurar la siguiente: debemos seguir luchando por lo que es correcto.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

2
0
0