undefined_peliplat

Villanos encantadores

Spoilers

¿Por qué te agrada el villano?

Puede ser por su carisma y personalidad; por la complejidad moral que presenta; porque es muy inteligente o es un fabuloso estratega; porque su estilo y elegancia hace que una parte de ti quiera ser como él (o ella).

Blake Snyder, en su libro Salva al gato, menciona que en las buenas películas suele haber una o dos escenas donde el personaje principal hace algo notable, un acto que nos hace empatar con él y hasta desear que pueda salirse con la suya.

Entre villanos carismáticos podemos mencionar al cultísimo y multifacético Tom Hiddleston como Loki. Su sonrisa, porte y elegancia lo hicieron ganar el corazón del público y lo hicieron evitar la muerte definitiva en la problemática Thor: dark world. Según las palabras del actor, la reacción del público que se negaba a creer que estaba viendo el final de Loki hizo que cambiaran el final para disfrutar de los embustes del dios de las mentiras durante un buen tiempo más.

O tal vez prefieras a alguien un poco más incontrolable como el Guasón, de Heath Ledger, cuyo intelecto se adelantó al del mejor detective del mundo en varios pasos. Su intelecto va venciendo a Batman a lo largo de la película y se lo hace notar: “No tienes nada con qué amenazarme. Ni siquiera con toda tu fuerza”. Incluso cuando aparentemente ha perdido, pregunta con aire de superioridad: “¿Creíste que me jugaría el futuro de la ciudad en una pelea a puñetazos contigo?”. La mirada de Batman parece responder: “Pues suena algo tonto si lo pones de esa forma”.

Otro de los mayores villanos de la pantalla, el oscuro señor del Sith, representa el miedo, el poder y una inmisericorde voluntad que lo hace superar cualquier obstáculo: estrangular a su amada, matar niños, traicionar a los suyos e intentar asesinar a su propio hijo. En este caso, la colosal presencia del personaje y la profunda y estremecedora voz de James Earl Jones formaron los pilares para que toda la galaxia se cimbrara de miedo cuando Darth Vader encendía su sable carmesí.

Sin tanta fama como los anteriores, el capitán Héctor Barbossa supo ser más que el villano de la película. Su vocabulario culto, su valor ante cualquier situación y su liderazgo a toda prueba lo puso también en el gusto del público. Fue tan buena la interacción de Johnnie Depp y Geoffrey Rush que fue necesario hacerlo volver de la muerte (por medio de la magia de una diosa) al final de la segunda película. Resultó más fácil para el público dejar de ver a Will Turner o a Elizabeth Swann que al otro capitán del Perla Negra.

Mención especial quiero hacer del jefe de la unidad llamada The Strike Team, en la serie de televisión The Shield. Vic Mackey (interpretado magistralmente por Michael Chiklis) es un villano que se mueve en una zona moralmente gris y cuyas decisiones lo vuelven un personaje difícil de odiar. Aunque es policía, también es un corrupto. Aunque está dispuesto a matar con tal de salirse con la suya, tampoco titubeará en hacer algo inmoral o ilegal con tal de sacar criminales peligrosos de las calles: como darle una paliza a un golpeador de prostitutas o acabar con promotores de pornografía infantil.

Hay una gran variedad de personajes antagónicos que, por su complejidad, sus conflictos internos y ocasionales muestras de bondad y justicia, son difíciles de pasar por alto. Su determinación, su valor o tal vez su falta de límites para castigar a quien consideran que debe castigarse pueden representar para nosotros esa fuerza imparable que en ocasiones equilibra la balanza de un mundo injusto.

Tal vez no quisiéramos ver triunfar a todos los buenos malos porque sabemos lo que implicaría que ganaran (perjuicio o daño para alguien más), pero en algunas ocasiones tienen tanta razón o tales contravalores que bien podrían pasar como cualidades. Esas veces podríamos sentirnos atraídos por la idea de que se volvieran buenos, de que se rediman al final o que alcancen a escapar del trágico destino que los consagra.

El Guasón de Ledger jamás trabajaría con Batman (aunque el de Snyder sí). Thanos no usaría un guante para incrementar los recursos del universo (él prefiere eliminar a la mitad de los seres vivos). Walter White seguiría envenenando personas en todo el país y tal vez en el mundo de no haber terminado como lo hizo. Y si Darth Vader siguiera vivo ayudando a Luke a restaurar la galaxia, ya no sería el padre oscuro, ¿no es verdad?

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

9
2
3