undefined_peliplat

REVIEW: GARRA DE HIERRO (2023) es una trágica historia de amor y muerte en la lucha libre.



Pam Adkinson (Lilly James) le pregunta a Kevin Von Erich (Zack Effron) en su primera cita si la lucha libre es falsa, a lo que el le responde “Predeterminada tal vez, pero no falsa“. Y es cierto, en este mundo que de hombres sudorosos musculados, con personajes faces (buenos) contra malos (heels) que pelean en el ring para obtener el título mientras ostentan trajes vistosos como de un superheroe, y hacen piruetas imposibles en el aire para ganar al conteo del 1 2 3, es fácil pensar que todo lo que vemos en la pantalla cuando vemos la WWE es falso.

Sin embargo vida de un luchador es frenética al igual que corta, son muchos los casos de personajes emblemáticos de la industria que han fallecido antes de los 40’s sea por accidentes, drogas o enfermedades mentales. Tristes son los dramáticos casos ocurridos a mediados de los 2000’s con Eddie Guerrero fallecido a los 38 años por un ataque cardiaco debido a los medicamentos para sus lesiones, era un hombre querido en este mundo de la lucha como también por los fans.

Otro caso y el que hizo que las alarmas se encendieran en la WWE, fue cuando Chris Benoit en 2007 mató a su familia y luego se quitó la vida, entre las lesiones a su cabeza y remedios, hicieron que el hombre cometiera el horrible crimen.

Sí, la lucha libre es falsa, pero las lesiones, accidentes y muertes en el ring no lo son. Y tal es el caso de la familia Von Erich, quienes, comandado por el patriarca Fritz Von Erich, el primer luchador de la familia (interpretado por un magistral Holt McCallany) llegan a la cima del deporte a mediado de los 80’s.

Aquí, la lucha libre es el motor de éxito, de ambiciones y obsesiones de parte de los hijos de Fritz, que buscan todo lo posible para ser el favorito de su padre, quien a mano dura y un poco fría a ratos (entendiendo la época) los entrena e insta a ser mejores sin importar cuales sean los sacrificios.

El director y guionista de la película, Sean Durkin es un casi desconocido para la industria y gracias a A24 logra entregarnos una obra acerca del legado familiar, del amor entre hermanos, de frustraciones y de ansiedad por llegar al objetivo.

Es cierto que habla de una familia metida en la lucha libre, pero eso queda más en un segundo plano cuando se mete en la psiquis de los personajes, donde el hijo favorito de hoy será el desplazado de mañana, mientras el nuevo favorito recibe la presión de la expectativa y vive el miedo al fracaso. Es un ciclo que no se rompe.

Garra de Hierro, nos muestra los sueños frustrados de un padre y cómo los transmite a sus hijos hasta llevarlos al extremo de la obsesión. Porque él no pudo ser campeón cuando luchaba y espera que sus hijos lleguen a lo que él no pudo. Desde casi al comienzo de la película, el tiene un ranking de hijos, enumerandolos del uno al cuatro. El último es ese que no pelea, ese al que le gusta tocar música.

Sobre las actuaciones del resto del elenco, quiero destacar especialmente a Zac Efron, por dios que se manda una de las mejores actuaciones de su carrera, atrás queda ese niño que cantaba en High School Musical, atrás queda el de “17 otra vez” o el de “Guardianes de la Bahía“. Hace bastante que Zac está buscando un rumbo actoral que sea más allá de tener la cara bonita para entregarnos una actuación brillante, emotiva y que a futuro si sigue de esta forma, le puede valer premios.

Garra de hierro es una película acerca del amor de hermanos y como poder finalmente romper el ciclo de malas decisiones por culpa de un hombre que no pudo tener lo que quería en su vida y llevó a sus hijos a los extremos.

NOTA: 9 de 10

Te gustó la película? ¿No te gustó? Comenta qué te pareció, me encantará leer tu opinión

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

5
0
1