undefined_peliplat

Raymond Reddington, protagonista de la serie The Blacklist: un personaje que sólo puedes odiar o amar

Si no viste la serie “The Blacklist” o “La lista negra”, disponible en Amazon Prime o Netflix, te la recomiendo, no te vas a arrepentir. Una historia súper atrapante que se desarrolla capítulo a capítulo mientras disfrutamos de intrigas policiales y personajes inolvidables que aportan muchísimo contenido enriqueciendo a la trama principal; la cual va a girar en torno a la identidad de este magnético y misterioso personaje, y su complicada pero atractiva relación con Elizabeth Keen, una joven e inexperta agente del FBI experta en perfiles criminales.

Todo comienza cuando Raymond “Red” Reddington, uno de los criminales más buscados por el FBI y las principales agencias de inteligencia del mundo, se entrega voluntariamente a esa institución, y solicita un acuerdo de inmunidad a cambio de colaborar con la información que posee por sus actividades delictivas, ofreciendo una lista de nombres de los más peligrosos jefes de cartel, incluso los que la agencia desconoce; la “Lista Negra”. Pero cuando finalmente logra el acuerdo, creándose una fuerza especial secreta sólo para resolver los casos que Reymond propone, él manifiesta que tiene una única condición y es que sólo hablará con la agente Elizabeth “Liz” Keen.

A partir de ahí se desarrollará, en lo que se van capturando integrantes de la lista de Reddington, una relación estrecha, en algún punto podría decirse que patológica, entre Elizabeth y Red. Donde Liz siente repulsión y desconfianza por él (al fin de cuentas, representa todo lo que ella día a día intenta combatir), con una total aversión a trabajar a su lado; pero a su vez no puede evitar sentirse protegida, como si en esa persona hubiese algo familiar que no puede descifrar. Empezando incluso a sentir empatía. Y Reddington, por su parte, que tiene un especial interés por esta joven novata pero talentosa que nadie puede explicarse; la ama, al punto que ella se convierte en su debilidad. Pero no confía en ella, la engaña y no le termina de decir nunca la verdad. Aunque por salvarla daría su vida.

En este contexto se desarrolla este increíble vínculo que irá creciendo y complejizándose con la trama a lo largo de diez temporadas, en la medida que se revela la información acerca de quién es este hombre y qué lo mantiene tan unido a la agente Keen.

Pero quiero en este punto detenerme en este impactante personaje interpretado magistralmente por James Spader, que ha logrado capturar nuestro interés y nuestros corazones durante una década entera.

Raymond Reddington es un hombre de mediana edad, un delincuente que puede ser el más despiadado cuando se siente amenazado o traicionado; no le va a temblar el pulso si tiene que eliminar a alguien, y siempre está dispuesto a sacar ventaja de las situaciones que se le presentan. Y todos alrededor lo saben, él se encarga de hacerlo saber, anticipándose siempre como en un juego de ajedrez. De esta forma mantiene el respeto y el poder en su red criminal.

Extremadamente inteligente, hábil y calculador, Red posee una educación notable y un encanto natural. Puede ser el más cautivador, capaz de maravillar a cualquiera con su cultura general y sus conocimientos. Es así como ha logrado mantenerse fuera de las redes del FBI durante tantos años, haciendo crecer su imperio en la clandestinidad.

Pero resulta interesante que, siendo una persona tan peligrosa y manipuladora, y habiendo cometido tantos delitos como son los que se le imputan, además de los que sigue cometiendo en el marco de la impunidad que le brinda el acuerdo, tiene sólidos principios que sostiene hasta el final; posee verdaderos amigos por los que arriesga hasta su vida, cumple con aquellos que cumplen con él, no le hace daño a personas inocentes…y sí, es capaz de sentir amor genuino. Pero quizás lo más importante…en su ley están permitidas muchas cosas: mentir, amenazar, torturar, matar…pero nunca traicionar.

En esta ambigüedad, donde permanentemente nos plantean la delgada zona gris que existe entre el bien y el mal, se desarrolla la historia y este maravilloso personaje que pone a todos los demás frente a sus peores miserias, demostrándoles que no son tan diferentes a él como pretenden o les gustaría ser. Especialmente a Liz. Todos lo odian, pero necesitaron en alguna oportunidad que los ayude utilizando sus recursos.

Y al fin de cuentas, a cada uno de los personajes de la serie le dejó una enseñanza; a todos les ayudó a resolver algún aspecto de su vida, además de que logró con su colaboración en la fuerza salvar más vidas inocentes que las perjudicadas con sus actos criminales.

Es por eso que quisiera posicionarlo como “villano encantador”, de esos que nos enseñan que ni los buenos son siempre tan buenos, ni los malos son tan malos. Que nadie escapa de la condición humana, tenemos un lado oscuro y no siempre tenemos el valor de reconocerlo. La diferencia es tan sutil que a veces desaparece, pero quizás la encontramos en la capacidad de seguir nuestros ideales.

Más recientes
Más populares

No hay comentarios,

¡sé la primera persona en comentar!

7
0
1